Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES
 



Lunes, 8 de Abril 2019


Los síntomas de estrés y el cansancio dificultan la prevención del riesgo cardiovascular en las mujeres



Cada vez más, las enfermedades cardiovasculares son un riesgo para las mujeres, a medida que los hábitos de vida cambian. El tabaquismo o el estrés están presentes de manera creciente en la vida de la mujer, si bien en el pasado habían estado más relacionados con el género masculino. Otros de los factores de riesgo, como la obesidad y la diabetes, tienen mayor incidencia en las mujeres, por lo que suponen un riesgo mayor. En este sentido, la doctora Antonia Sambola, cardióloga de la Unidad Coronaria del Hospital Vall d’Hebron, destaca la necesidad de difundir información sobre las enfermedades cardiovasculares en la mujer.

Para prevenir estas condiciones, la actividad física es primordial. Sin embargo, la última Encuesta de Hábitos Deportivos muestra que la práctica deportiva continúa siendo superior en los hombres, puesto que solo el 17,3 % de las mujeres practicaba ejercicio a diario y más del 50 % ni siquiera hacía deporte una vez al mes. Aunque las cifras mejoran si se observa el porcentaje de mujeres que suelen andar o pasear a diario (5 de cada 10), esto supone que hay un gran número de mujeres que no incluye ningún tipo de actividad deportiva en su día a día. Esto se atribuye, en un 42 % de los casos, a la falta de tiempo; aunque un preocupante 21 % afirma que no tiene interés en practicar deporte, a pesar de sus beneficiosos efectos en la salud.

Otro de los pilares claves para mantener una buena salud cardiovascular es la alimentación, que ayuda a prevenir muchos de los factores de riesgo, como la obesidad, la hipertensión, el colesterol alto o la diabetes. Pero la población femenina española tiene un perfil calórico desequilibrado, con un exceso de proteínas y grasas, pero con tasas inferiores a las recomendadas de hidratos de carbono, así como falta de frutas y verduras.

Por otra parte, es importante tener en cuenta que, con la edad, el riesgo de enfermedad cardiovascular en la mujer aumenta. Dado que las hormonas femeninas ejercen un efecto protector, a partir de la menopausia, cuando desaparece la defensa que proporcionan los estrógenos, se incrementa el índice de enfermedades de corazón en la mujer. La mujer es también más susceptible al estrés, no solo a nivel biológico sino porque tiende a preocuparse más por su familia y quienes la rodean que por ella misma.

Además, a menudo las mujeres sufren síntomas atípicos, diferentes a los de los hombres, que pueden confundirse con otras patologías como la ansiedad o la fatiga crónica. Esto, unido a que las mujeres suelen dirigirse al hospital en general más tarde que los hombres, cuando los síntomas son ya muy intensos o limitantes, dificulta la detección y tratamiento temprano de las enfermedades cardiovasculares.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa