Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 13 de Julio 2010


Cómo invertir en bolsa


En un escenario como el actual, de excesiva volatilidad y mercados financieros altamente sensibles a fuertes movimientos motivados por decisiones políticas y flujos de noticias, el principal mensaje que se debe transmitir es de ser cautos.


Cómo invertir en bolsa
En un escenario como el actual, de excesiva volatilidad y mercados financieros altamente sensibles a fuertes movimientos motivados por decisiones políticas y flujos de noticias, el principal mensaje que se debe transmitir es de ser cautos.

Desde el punto de vista financiero, diferenciamos cuatro etapas en lo que denominamos ciclo de vida de un inversor. La primera comprende desde que se finalizan los estudios y comienza la vida profesional; la segunda es donde la necesidad de vivienda y bienes de consumo es mayor, por tanto, donde se produce la fase de endeudamiento; la tercera cuando los hijos se emancipan y se van cancelando los créditos; y, finalmente, la cuarta es el periodo de jubilación.

Lógicamente, en cada uno de los diferentes ciclos la necesidad de productos y activos financieros va variando. Centrándonos en el mundo de la bolsa y en los activos financieros que se negocian en ella, la máxima demanda se suele centrar en las dos primeras fases del ciclo de vida. Por su parte, la tipología de producto demandado en las últimas etapas suele ir más encaminada a activos con un perfil claro de seguridad, y ligados al concepto clásico del depósito a tipo fijo.

El nivel de riesgo está directamente relacionado con la fase del ciclo de vida, por lo que en las primeras etapas el inversor asumirá más nivel de riesgo, ya que la capacidad de recuperación en caso de pérdidas es mayor que en las dos últimas, que podemos definir como fases de madurez.

Vamos a centrarnos, por tanto, en estas dos últimas etapas, en las que el perfil de riesgo medio es medio bajo, debido a la reducción de los ingresos como consecuencia de la jubilación. Asimismo, la capacidad de recuperación de posibles pérdidas es menor por una simple cuestión de tiempo.

La clave principal para invertir en bolsa, siendo ésta común para todas las fases, es invertir el excedente de ahorro que no vayamos a necesitar en dos años como mínimo, ya que los mercados bursátiles actuales están sujetos a unos grandes niveles de volatilidad, es decir, a unas grandes oscilaciones intradiarias de niveles de precios.

Debido a esto, es aconsejable invertir a medio o largo plazo, para evitar sobresaltos. En el escenario presente, no resulta extraño ver cómo la valoración de las acciones, independientemente de si están catalogadas como seguros o blue chips, caen o disminuyen a niveles no vistos desde la época de las "punto com".

No obstante, con esto no estamos sugiriendo que se invierta y nos olvidemos de nuestra cartera hasta pasados seis o doce meses, sino simplemente que estemos preparados a que nuestras posiciones puedan perder un 10 por ciento en dos semanas o, por el contrario, que lo gane en dos días. Eso si, es recomendable deshacer las posiciones en caso de que nuestra cartera se revalorice un 10 por ciento en dos días, ya que probablemente la corrección siguiente va a ser superior.

Otra de las claves fundamentales es invertir en valores sólidos, con potencial de crecimiento y balances compensados. Con ello, tendremos la garantía de que vamos a invertir en compañías con un peso decisivo dentro de la economía de un país y necesarias para el propio desarrollo del mismo. Puede que nos equivoquemos en el momento de compra en relación al precio, pero si pensamos que la empresa que compramos vale más, es simplemente una cuestión de tiempo.

Otro de los factores primordiales es invertir en valores en los que las expectativas de rentabilidad vía dividendos sean atractivas. De esta forma, nos podemos asegurar entre un 3 y un 5 por ciento de rentabilidad, independientemente del comportamiento de la acción en el mercado. La rentabilidad vía dividendo es una de las más interesantes en el mercado español, debido a que los 1.500 primeros euros están exentos de tributación fiscal.

Cómo invertir en bolsa

Igualmente, es importante conocer los datos de carácter macroeconómico publicados, porque afectan directamente sobre todas las plazas bursátiles a nivel mundial. Un buen dato de creación de empleo en Estados Unidos significa que la actividad económica se está recuperando. Este dato los mercados bursátiles lo van a interpretar como una buena noticia, lo que quiere decir que tras su publicación todos los mercados subirán. Eso sí, esto no nos garantiza que la sesión cierre en positivo, puesto que la alta volatilidad intradía es demasiado fuerte como para hacer pronósticos.

Resulta interesante también ver cómo países poco importantes en el escenario internacional, están en el punto de mira de todo el mundo. Es el caso de países como Portugal, Grecia o España. Cualquier noticia relevante sobre su estado financiero repercute directamente sobre otras plazas mundiales o sobre la cotización del propio euro.

Pero este escenario no es el habitual. Lo normal es que los movimientos de plazas como Nueva York o Londres tengan una repercusión directa sobre el resto. Por ello, es muy significativo ver cómo en el caso del Ibex 35 español, cuando el Dow Jones estadounidense abre –sobre las 15.30 horas, dependiendo del horario de verano o invierno–, afecta directamente a la tendencia del mercado, haciendo subir o bajar nuestro selectivo.

Una de las claves más importantes que se ha de seguir de manera ordenada y de forma continua, es tener un método sabiendo cuánto se está dispuesto a ganar y a perder a la hora de realizar una inversión bursátil. En este sentido, cobran especial interés los conceptos de "stop loss" y "stop profit". Para ello, es necesario marcarse un límite en las pérdidas y en las ganancias para así evitar futuras potenciales pérdidas.

Si mi objetivo es obtener un 10 por ciento de rentabilidad en una inversión bursátil, es aconsejable vender mis posiciones una vez obtenido. En caso de no hacerlo, por una cuestión de querer obtener más, probablemente venderemos por debajo de la rentabilidad deseada, incluso asumiendo pérdidas con las que no contábamos.

Por ello, ser disciplinado y seguir un método tanto en ganancias ("stop profit"), como cuando estamos en pérdidas ("stop loss") es fundamental. Aunque a veces resulta muy difícil asumir pérdidas y, por eso, en la mayoría de las ocasiones estamos tentados a comprar más para que nuestro precio de equilibrio o "break-even" disminuya. Esta práctica no siempre es aconsejable.

En definitiva, las mejores claves para invertir en bolsa es ser fieles al método que nos marcamos al principio de realizar la inversión, estando dispuestos a perder en un momento determinado para evitar pérdidas mayores; e invertir el excedente de ahorro que no vayamos a utilizar a medio o largo plazo.

¿Dónde invertir? Las inversiones a largo plazo y en compañías fuertes con alto potencial de crecimiento y con un buen dividendo van a tener mayores papeletas de ser rentables. Por su parte, es aconsejable huir de los fuertes movimientos especulativos y de los populares "chicharros". De esta forma, evitaremos grandes sustos y, sobre todo, grandes pérdidas en nuestras carteras.

Por último, es interesante destacar que existen muchos productos en los mercados bursátiles, no sólo las acciones. Por ejemplo, están los ETF (fondos cotizados), que replican a los índices de forma parecida a los fondos de inversión con costes de intermediación menores; y los "warrants", con los que se puede ganar cuando los índices, acciones o divisas de referencia bajan. Estos dos productos son muy interesantes, pero de un nivel de complejidad superior a los mercados de acciones, por lo que se necesitaría profundizar un poco más.

Tampoco es recomendable invertir sin conocer el producto, aunque por suerte esto ya no es posible gracias a la Ley Mifid, que protege al inversor minorista (las empresas que prestan servicios de inversión están obligadas a adecuar la información y sus ofertas al perfil de cada inversor).


Álvaro Laorden

Profesor del Área Financiera de IDE-CESEM

Dirige las sociedades de Valores de Barclays en España y Portugal


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter