Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 11 de Octubre 2017


7 mitos sobre las enfermedades mentales



Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud se define como “un estado de completo bienestar mental, físico y social, y no meramente la ausencia de enfermedad o dolencia”.
 
En ocasiones, influyen diferentes factores como la herencia genética o la edad, ya que en determinadas etapas de la vida las personas son más propensas a padecer enfermedades mentales.
 
Pueden estar implicadas causas orgánicas como adicciones que pueden llegar a provocar depresión. O causas sociales y ambientales, como la relación que el niño tenga con los padres o que no llegue a socializar con su entorno.
 
Las personas “mentalmente sanas” no están abrumadas por sus propias emociones  y pueden aceptar los inconvenientes que la vida les plantee sin alterarse.

Tienen una actitud tolerante y son capaces de reírse de sí mismos. Además, no subestiman ni sobrevaloran sus habilidades y se respetan, sintiéndose capaces de enfrentarse a casi todas las situaciones.
 
También logran, por regla general, obtener placer de las cosas más simples de la vida cotidiana y se sienten bien con los demás, es decir, son capaces de amar y que sus relaciones sean satisfactorias y duraderas.
 
Además, se sienten parte de un grupo y son capaces de modificar su ambiente y planificar el futuro sin temor, así como tener la mente abierta a nuevas experiencias e ideas.
 
Derrumbando mitos
Por eso, es importante desmontar los mitos que surgen en torno a las personas que sufren algún tipo de enfermedad mental. Nosotros queremos destacar siete en concreto:
 
1. No existe forma de ayudar a la gente que padece alguna enfermedad mental. 
 
FALSO: existen tratamientos, estrategias y apoyo de asociaciones para gente con este tipo de patologías. Además, las personas afectadas si reciben el tratamiento adecuado, pueden llevar vidas completamente normales. Y el resto de la sociedad puede contribuir creando un ambiente con energía positiva que incluya y promueva una buena salud mental.
 
2. Las personas con enfermedades mentales son violentas e imprevisibles.
 
FALSO: la gente que padece algún tipo de patología mental no es más agresiva que otras personas. Es más, existen posibilidades de que conozcas a alguien con problemas de salud mental y ni siquiera lo hayas percibido.
 
3. Las enfermedades mentales se manifiestan en personas con un carácter débil.

FALSO: este tipo de patologías son muy comunes. Se pueden producir porque influya un factor genético, como ocurre con la esquizofrenia  o la depresión. O pueden estar condicionadas por hechos que sufra la persona: la pérdida de un ser querido, problemas laborales.
 
4. Una persona que ha sufrido una enfermedad mental jamás se recuperará completamente.
 
FALSO: diferentes estudios demuestran que las personas que han tenido alguna enfermedad mental pueden llegar a mejorar por completo. Es decir, serán capaces de trabajar, aprender y participar plena y activamente en la vida.
 
5. Los niños no pueden sufrir enfermedades mentales. Si se comportan mal es para atraer la atención y por culpa de la mala educación que reciben.
 
FALSO: por desgracia, los más pequeños también pueden padecer alteraciones emocionales  como los adultos, debido a factores biológicos, psicológicos y sociales.

6. Los desórdenes mentales son enfermedades aisladas, ya que casi nadie las padece.

FALSO: de hecho, es lo contrario, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro personas presenta un trastorno mental a lo largo de la vida. Las más frecuentes son la ansiedad y la depresión que, en la actualidad, padecen un 15 % de la población española.
 
7. Las personas que sufren este tipo de enfermedad no pueden disfrutar de una vida plena.                                   
 
FALSO: tener un problema de salud mental no es ningún inconveniente a la hora de tener una vida normal, o disfrutar de cualquier aspecto. Se puede tener un trabajo, formar una familia, etc., aunque en ocasiones las personas que padecen algún tipo de desorden pueden llegar a tener problemas sociales, por lo que hay que cuidar a las personas con síntomas psicóticos.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes

Escuchar último programa