Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 9 de Abril 2018


Una nueva prueba de que comer menos permite vivir más tiempo



La restricción calórica crónica aumenta enormemente la longevidad en un pequeño primate, los lémures. Éste es uno de los resultados del experimento realizado durante diez años por investigadores del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) en Francia y el Museo Nacional de Historia Natural, en asociación con otros equipos franceses.

La restricción calórica crónica implica comer una dieta reducida, pero equilibrada desde la edad adulta y durante toda la vida. Su efecto beneficioso sobre la longevidad se estableció en muchas especies efímeras (gusano, mosca, ratón), pero siguió siendo controvertido en primates, incluidos los humanos. Otra observación: en animales a dieta, el proceso de envejecimiento se retrasa.

El trabajo previo, especialmente en macacos (duración media de vida de 40 años), ya había demostrado su efecto beneficioso sobre la incidencia de patologías relacionadas con el envejecimiento. Sin embargo, el efecto positivo sobre la longevidad en los primates siguió siendo controvertido. Para estudiarlo, los investigadores están interesados ​​en los lémures, un pequeño primate cuya vida útil (una docena de años) lo convierte en un muy buen modelo de estudio del envejecimiento. Además, los lémures comparte muchas similitudes fisiológicas con los humanos.

Los científicos han expuesto a un grupo de lémures a una restricción calórica crónica moderada (30 % menos de calorías que sus congéneres en la ingesta normal de alimentos) desde la edad adulta y durante toda su vida. Luego, consideraron sus datos de supervivencia, así como cualquier cambio relacionado con la edad.

Primer resultado después de diez años de experiencia: en comparación con los animales de control, aquellos bajo restricción calórica tienen una vida útil aumentada en casi un 50 %. Específicamente, su media de supervivencia es de 9,6 años (en comparación con 6,4 años para los lémures de control). Y por primera vez en un primate, los científicos han observado que la longevidad máxima se incrementó: más de un tercio de los animales a dieta todavía están vivos.

Este efecto beneficioso se acompaña en particular de una preservación de las capacidades motoras, sin modificación de los desempeños cognitivos, y una reducción de la incidencia de patologías generalmente asociadas con el envejecimiento, como el cáncer o la diabetes.

Los lémures a dieta tienen las características morfológicas de un animal más joven. Además, los datos de imágenes cerebrales para estos animales a una edad muy avanzada muestran una ligera pérdida de materia gris (cuerpos celulares neuronales) que los investigadores aún no explican, así como una notable desaceleración en la atrofia del cerebro.

Estos resultados indican que la restricción calórica crónica actualmente demuestra ser el medio más efectivo para extender la vida máxima y retrasar el proceso de envejecimiento en un primate no humano. El próximo paso para los científicos: combinar la restricción calórica crónica con otro parámetro de estudio, como el ejercicio físico, para tratar de impulsar los límites de la longevidad aún más.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa