Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 14 de Diciembre 2016


Una España cada vez más envejecida



Las proyecciones demográficas cumplen una función fundamental: permiten planificar el futuro (y las políticas sociales). En este sentido, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), dentro de 50 años España será un país mucho menos poblado y con unos habitantes mucho más envejecidos. Sin ir tan lejos, para el año 2031, dentro de tres lustros, la población mayor de 65 años casi se habrá duplicado y la esperanza de vida seguirá creciendo a pasos agigantados. Además, los hogares en los que vive una sola persona aumentarán el 19,8 % en los próximos 15 años. Por tanto, el escenario demográfico que el INE dibuja para España es un país con más jubilados que viven más y más personas viviendo solas.

En caso de mantenerse las tendencias demográficas actuales, el porcentaje de población de 65 años y más, que actualmente se sitúa en el 18,7 % alcanzaría el 25,6 % en 2031 y el 34,6 % en 2066. Así, en los próximos 15 años España tendría 3.023.828 personas mayores más. En cuanto a la población total, ésta aumentaría levemente en 2016, para iniciar a partir de 2017 un descenso ininterrumpido durante los próximos 50 años. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la reducción de la población (España perdería más de 5,3 millones de habitantes hasta 2066) se debería, principalmente, al progresivo aumento de las defunciones y a la disminución de los nacimientos, fenómeno que sería especialmente acusado a partir del año 2040 (ver gráfico 1).

Por otro lado, si hoy la esperanza de vida al nacimiento es de 85,71 años para las mujeres y 80,26 años para las hombres, en 2031 ambas cifras se habrían desplazado hasta los 87,74 años en las mujeres y los 83,23 años en los hombres, lo que supone una ganancia respecto a los valores actuales de 2,03 y 2,97 años, respectivamente. Y este ascenso seguirá. En 2065, la esperanza de vida de las mujeres superaría los 91,6 años y la de los hombres los 88,6 años. La esperanza de vida de cuantos han cumplido los 65 años también se va ampliando año tras año (ver gráfico 2), de forma que, hasta 2065, se incrementaría en más de 5,5 años en las mujeres y en más de 6,3 años en los hombres. Una mujer que alcanzase la edad de 65 años en 2065 viviría en promedio otros 28,25 años más (hasta los 93,25) y un hombre que alcanzase la edad de 65 años en 2065 viviría en promedio otros 25,13 años más (hasta los 90,13). 

Asimismo, como resultado del descenso de la natalidad y el envejecimiento poblacional, en España habría más defunciones que nacimientos durante los 50 próximos años, lo que quiere decir que la población española ha alcanzado un crecimiento vegetativo negativo, una situación que no se producía desde hace 75 años. Cabe destacar que ya el pasado año el número de muertes superó por primera vez a los nacimientos desde que hay datos (desde 1941). En la actualidad, las comunidades autónomas más envejecidas son las que presentan un saldo vegetativo más desfavorable: Galicia, Castilla y León y Asturias. Aragón, País Vasco, Extremadura, Castilla-La Mancha, Cantabria, Comunidad Valenciana y La Rioja son las otras comunidades en las que se cuentan más muertes que nacimientos. En 2030, sólo dos comunidades (Región de Murcia y Comunidad de Madrid) registrarán un saldo vegetativo positivo.

Por Esther Eugenio


Nota







rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter