Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 11 de Mayo 2015


Trata la disfagia



La disfagia es la alteración o dificultad para deglutir (tragar) los alimentos, tanto sólidos como líquidos, e incluso la saliva. Se trata de una dolencia que afecta a la salud de la persona que la padece, provocando desnutrición y deshidratación. Además, repercute en su vida social, ya que comer se convierte en un acto incómodo que implica un gran esfuerzo y, por ello, procura evitar. Por todo ello, la disfagia disminuye la calidad de vida. Su alta prevalencia en personas mayores, hace que su diagnóstico precoz sea imprescindible para determinar el tratamiento más eficaz.

“Sólo cuando reflexionamos sobre que entre dos y tres de cada cuatro personas mayores que atendemos tienen alguna disfunción de la deglución, ponderamos la importancia de la disfagia y lo que supone para la nutrición y la calidad de vida de quienes la padecen”, asegura el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), José Antonio López Trigo, en la guía Intervención nutricional en el paciente con disfagia. 

La disfagia trae consigo complicaciones importantes para la salud de las personas que la padecen, ya que el paciente puede dejar de comer y beber lo suficiente y desnutrirse o deshidratarse. El sistema inmunitario también se verá amenazado y, con el tiempo, las capacidades físicas y mentales podrían comenzar a deteriorarse.

Por otra parte, la dificultad para deglutir puede provocar atragantamientos. Entonces, la persona afectada corre el riesgo de que los alimentos o los líquidos pasen a las vías respiratorias, lo que puede producir una infección pulmonar grave e, incluso, neumonía.

A quién afecta la disfagia
La logopeda del Hospital Puerta de Hierro Majadahonda, Sara de Santiago, explica que existen tres grandes grupos poblacionales que padecen disfagia:
  • Personas mayores. El propio proceso de envejecimiento es una causa en sí misma de la disfagia, a causa del debilitamiento de los músculos implicados en la masticación y deglución, la pérdida de dentición o la reducción de la salivación. 
  • Pacientes con enfermedades neurológicas agudas, crónicas o degenerativas, que afectan al sistema nervioso y al control muscular: Parkinson, Alzheimer, ELA, esclerosis múltiple e ictus, entre otras.
  • Personas sometidas a cirugía de cabeza y cuello, porque afecta a la zona de la boca, faringe o laringe, que intervienen en la mecánica, estructura y fisiología de todo el tracto deglutorio. 
Sin embargo, la aparición de la disfagia también puede estar vinculada a otros problemas de salud como: acidez crónica, reflujo o cicatrices esofágicas, que causan un proceso inflamatorio en la región faringoesofágica. 


Por Sonia García


Nota



Artículos relacionados
1 2 3 4 5 » ... 9






rollover css e imágenes

Escuchar último programa