Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 21 de Septiembre 2016


¿Tienes diabetes? Visita a tu oftalmólogo



La retinopatía diabética es una de las complicaciones más graves de la diabetes. De hecho, puede acabar en ceguera si no se detecta y se trata a tiempo. Por eso, es importante que los pacientes diagnosticados de diabetes revisen su vista con cierta frecuencia. Del mismo modo, los expertos aconsejan llevar un control adecuado de la glucemia, el colesterol y la tensión arterial para prevenir esta enfermedad ocular. 

La diabetes es una de las enfermedades crónicas de mayor prevalencia en nuestro país. Existen dos tipos de diabetes, tipo 1 y tipo 2, y sólo de diabetes tipo 2 se estiman casi cinco millones de pacientes españoles. A pesar de que los propios pacientes, en ocasiones, no la consideran una enfermedad grave, la diabetes tiene consecuencias nada despreciables para la salud y la calidad de vida de las personas que la padecen. De hecho, los pacientes con diabetes tienen más riesgo de ictus, insuficiencia renal, enfermedad cardiovascular, daños en los nervios y retinopatía diabética. En concreto, la retinopatía diabética es considerada por los médicos como la complicación más grave derivada de la diabetes, así se pone de manifiesto en la encuesta esDIABETES: tómatela en serio, realizada a profesionales sanitarios y pacientes con diabetes. 

A pesar de su importancia, el presidente de la Federación Española de Diabéticos Españoles (FEDE), Andoni Lorenzo, advierte de que los problemas de visión asociados a la diabetes aún son muy desconocidos entre la población general. De hecho, concreta: “Siete de cada diez españoles desconocen que la retinopatía diabética y su principal complicación, el edema macular diabético, pueden tener consecuencias muy graves para los pacientes” como, por ejemplo, la pérdida de visión. 

Alteraciones en la retina
La retina es el tejido más importante del ojo. Su función principal consiste en recoger la luz que entra en el globo ocular, a través del cristalino, y transmitir la información pertinente al cerebro. En los pacientes con retinopatía diabética, los vasos sanguíneos de la retina se van dañando de forma severa, lo que puede provocar graves problemas visuales, incluso llevar a la ceguera. Tal y como explica la directora médica de Vissum Santa Hortensia y especialista en retinopatía diabética, Marta Figueroa, “las alteraciones de la retina secundarias a la diabetes son una de las causas más frecuentes de ceguera en nuestro país”, aunque puntualiza que, en muchos casos, esta ceguera es evitable.

Todas las personas con diabetes, ya sea tipo 1 o tipo 2, son susceptibles de padecer retinopatía diabética. La doctora Figueroa asegura que la prevalencia varía en función del tipo de diabetes y el tiempo de evolución de la enfermedad. En España, entre el 50 y el 65 % de los pacientes con diabetes tipo 1 y el 20-25 % con diabetes tipo 2 tienen retinopatía diabética. En cuanto al tiempo de evolución, la especialista de Vissum constata que en los pacientes con diabetes tipo 1 (diagnosticados antes de los 30 años) no suelen producirse retinopatías antes de los cinco años de diagnóstico de la enfermedad, pero que, por el contrario, en los pacientes con diabetes tipo 2 es frecuente encontrar lesiones retinianas en el momento del diagnóstico.

Por Carmen Moreno


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter