Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 2 de Octubre 2017


Suplementos alimenticios



¿Te sientes cansado, apático y sin fuerzas para enfrentar tus actividades cotidianas? ¿Notas que, a pesar de seguir lo que consideras una dieta adecuada, falta algún elemento esencial en tu alimentación? El doctor Julián Álvarez resuelve todas tus dudas sobre la necesidad de incorporar a la ingesta diaria los suplementos alimenticios, orientándonos para saber qué necesitamos para llevar una vida más saludable. 

Sentirse bien, mantener una salud adecuada, pasa por mantener unos hábitos de vida saludables y por seguir unos cánones alimentarios correctos en los que se incluyan todos aquellos nutrientes que necesitamos en cada etapa de nuestra vida, porque cada una de esas etapas requiere unas necesidades concretas. Para llegar a mantener esos niveles de nutrientes, a veces, es necesario suplementar nuestra dieta, incluir en ella los suplementos que aporten aquellos elementos en los que sea deficitaria, de manera que la salud y el estado de ánimo no se resientan. 

El especialista en medicina deportiva, nutricionista y miembro del Consejo Asesor de Herbalife Nutrición, Julián Álvarez, recuerda que la falta de nutrientes en la dieta puede tener consecuencias importantes, dependiendo del tipo de nutriente del que hablemos y del nivel que alcance ese déficit. 

Entre las consecuencias más comunes, se encuentran la pérdida de masa muscular (y, secundariamente, la osteoporosis), asociada a un déficit de consumo de proteínas; la anemia, asociada a un deficiente consumo de hierro y/o de las vitaminas complementarias (B12 y ácido fólico básicamente); los calambres, asociados a un déficit de magnesio, o también la osteoporosis, asociada a un consumo insuficiente de calcio/magnesio/VirD. 

Teniendo en cuenta estas consecuencias, es muy importante poner remedio lo antes posible a los potenciales déficits que se originen en la dieta. El doctor especifica que si, por ejemplo, sabemos que nuestra dieta es pobre en calcio, bien porque la leche no nos gusta o nos sienta mal, habría que aportar más calcio por otras fuentes. “Y lo mismo si sabemos que tomamos pocas vitaminas porque no seguimos las recomendaciones de ingesta de frutas y verduras o éstas no son de calidad. O porque consumimos poca proteína o necesitamos más, por ejemplo, porque practicamos algún deporte”. 

El experto es claro al afirmar que, en caso de sufrir déficits severos, lo más inteligente es recurrir a un médico o a un nutricionista para que guíe las pautas a seguir. Pero, asegura que si no se cuenta con ese apoyo “se trata de hacer uso del sentido común”, siempre que se tenga una correcta y completa información de la dieta. Además hay que conocer qué aportan los suplementos a través de su etiquetado, que es de vital importancia para el consumidor. 

Diferencias entre sexos
Aunque hablamos de forma general de los suplementos alimenticios, habría que especificar que existen claras diferencias entre las necesidades que requieren los hombres con respecto a las mujeres. Diferencias que el doctor señala tanto en términos de energía y consumo de macronutrientes (en el caso de que se realice ejercicio físico) como de necesidades vitamínico-minerales. Y aclara que, por ejemplo, “las mujeres precisan de más hierro, ácido fólico o calcio, mientras que los hombres se ven más favorecidos de un mayor aporte de vitamina A. Esto se debe a diferencias hormonales, a las pérdidas periódicas de sangre en la mujer o a la mayor fragilidad del sistema inmune de los hombres”.

Al margen de estas diferencias entre géneros, existen otros condicionantes a la hora de decidir qué suplementos tomar. Los dos básicos, señala Álvarez, son la dieta y el ejercicio que se incluyan en la rutina diaria. Pero también hay que tener en consideración el crecimiento, la edad fértil, el embarazo y la lactancia, en el caso de las mujeres. Si hablamos de personas mayores, hay que tener en cuenta las situaciones de fatiga o estrés, o las intolerancias o rechazo a algunos alimentos o grupos de alimentos. 

Por Juani Loro


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

Artículos relacionados

Navidad en tu mesa - 04/12/2017

1 2 3 4 5 » ... 12







rollover css e imágenes

Escuchar último programa