Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 5 de Julio 2010


Sanitas Residencial ofrece estancias temporales para cuidar de los mayores durante el verano


Responsabilizarse del cuidado de una persona mayor es una labor digna de reconocimiento, ya que además del gran esfuerzo físico y psicológico que requiere, la atención es permanente las 24 horas del día, los 365 días del año.


En muchos casos, y especialmente cuando son familiares directos quienes están al cargo de los cuidados, se hace necesario un descanso y un periodo de tiempo de distanciamiento entre la persona atendida y su cuidador.
 
Los profesionales de Sanitas Residencial han observado cómo el respiro vacacional es beneficioso tanto para los cuidadores como para los mayores, que deciden acudir a una residencia durante el verano para permitir a la familia disfrutar de unas merecidas vacaciones. Es el caso de Elvira: “Para mí es como estar en casa y mis hijos pueden disfrutar de sus vacaciones tranquilos sabiendo que estoy bien atendida”.
 
Aunque el motivo principal de ingresos es la atención de estas personas durante las vacaciones de la familia o el cuidador, existen otras razones que motivan las estancias temporales. Éste es el caso de las personas válidas, que acuden para dar vacaciones al servicio, o de aquellas convalecientes tras una operación, que ingresan para recibir un servicio postoperatorio o que se encuentran en un estado de salud delicado y van a recuperarse.
 
Luis suele utilizar los servicios de estancias temporales de Sanitas cuando tiene revisiones médicas en Madrid. “Vivo fuera y no se me ocurriría ir a otro lugar. Lo prefiero a quedarme en casa atendido por un profesional o importunar a algún familiar, así no me siento un estorbo. Aquí estoy más tranquilo y mejor atendido”, asegura Luis.
 
Sea cual sea el motivo, lo cierto es que la demanda de este tipo de servicios aumenta cada año. Y como afirma Raquel Gil, directora territorial Centro y Sur de Sanitas Residencial, “la experiencia nos dice que seguirá haciéndolo, pues tras un corto periodo de adaptación, que no suele superar los tres primeros días, todos se sienten como en casa. Al final de su estancia se suelen marchar con pena pues han hecho bastantes amigos, por lo que no es extraño que sigan manteniendo el contacto e incluso vengan a las fiestas mensuales. Muchos deciden repetir el siguiente verano o incluso antes, situando a nuestras residencias como primera alternativa ante cualquier eventualidad que no les permita estar con su cuidador habitual”.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






rollover css e imágenes

Escuchar último programa