Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Viernes, 2 de Febrero 2018


Reto demográfico en España



Como viene siendo habitual desde el año 2000, cada dos años el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) publica el informe "Las personas mayores en España", que recoge los datos más significativos sobre la situación de este colectivo en nuestro país. Al igual que en informes anteriores, se confirma el crecimiento acelerado de la población mayor de 65 años y la importancia de afrontar el reto demográfico entre todos. El aumento de la esperanza de vida ofrece nuevas oportunidades asociadas con la participación activa de las generaciones mayores, pero para ello son fundamentales las políticas de envejecimiento activo. Veamos la evolución con cifras.

Para empezar, el informe toma como referencia los datos oficiales del Padrón Municipal de Habitantes de 2015 (1 de enero de 2016), según el cual en España había 46.557.008 habitantes. De ese conjunto, las personas de 65 años y más representaban el 18,7 % (8.701.380), frente al 17,3 % en el año 2011, lo que supone un incremento de 550.000 individuos. Y de ese colectivo formado por personas mayores de 65 años, el 6 %, un tercio aproximadamente sobre el total, tenían 80 años y más (2.792.613). Para los autores, las mejoras en las condiciones de vida generales se han traducido en un aumento de la población y, más concretamente, del grupo de edad de 65 años y más, que experimenta el mayor incremento. Desde 1900 a 2015, las personas mayores se han multiplicado por nueve.

El informe también pone de relieve que, a pesar de que en España el proceso de envejecimiento de la población se inició tarde, en la actualidad la proporción de personas de 65 años y más ha pasado de representar el 11,2 % en 1981 al 18,7 % en 2015. Pero el asunto no acaba aquí. Las proyecciones de población calculadas a partir de la población del 1 de enero de 2016 apuntan a que en las próximas décadas la población de 65 años y más seguirá aumentando hasta el año 2050, momento en el que comenzará un punto de inflexión y lentamente tenderá a ir disminuyendo. En el año 2050 habrá más de 15 millones de mayores (15.608.868) y representarán más de un tercio del total de la población española (35,7 %)

Asimismo, los datos del estudio indican que la población española envejecerá de forma intensa e, incluso, acelerada en algunos periodos concretos. De hecho, la primera vez que el porcentaje de población mayor superó al de población en edad infantil (de 0 a 14 años) fue en el año 2000, y desde entonces no ha parado de aumentar. Previsiblemente, según los datos proyectados, en las próximas décadas del siglo XXI, desde finales de los años 20 y durante los 30, se disparará el volumen de población de personas de 65 años y más en relación con el de la población de menos de 14 años. 

Causas del envejecimiento
Las dos últimas décadas del siglo XX han supuesto la entrada en una nueva fase demográfica que aún perdura, caracterizada por niveles de fecundidad inferiores al nivel de reemplazo y el alargamiento de la esperanza de vida al nacer. En España, la fecundidad se ha reducido de forma drástica, pasando de 2,8 hijos por mujer en 1975 a 1,3 en el año 2015. Para los autores del informe es evidente que la crisis económica ha incidido en retrasar la llegada del primero hijo, que ha pasado de 25,2 años en 1975 a 30,6 años en 2015. Asimismo, en estos años, la tasa bruta de natalidad (número de nacimientos anuales por cada 1.000 habitantes) ha pasado del 18,7 al 9 %, igual que el volumen de nacimientos. 

Por otro lado, la esperanza de vida ha registrado avances espectaculares. A principios del siglo XX, la esperanza de vida en nuestro país era inferior a la de la mayoría de los países europeos; únicamente Rusia y Portugal tenían una esperanza de vida más baja. Sin embargo, en la actualidad España presenta una de las esperanzas de vida más elevadas a nivel mundial: 83 años. Además, las mujeres ocupan el primer puesto respecto a la Unión Europa. Estos cambios en los patrones demográficos han provocado un incremento del volumen absoluto y del peso relativo de las personas mayores. También la reducción sostenida de la tasa de mortalidad en estas edades ha permitido que aumente el número de estas personas en el conjunto de la población.

Otro factor señalado por los expertos es el fenómeno del "baby boom", que hace referencia al notable aumento de la natalidad que se produjo tras la II Guerra Mundial y que duró casi 20 años (1946-1964). En España, no fue tan pronunciado ni tan temprano como en otros países, lo que hace que la pirámide de población presente un perfil característico distinto. Entre 1957 y 1977, nacieron en nuestro país casi 14 millones de niños: 2,5 millones más que en los 20 años anteriores y 4,5 millones más que en los 20 años siguientes. La numerosa generación del "baby boom" representa a día de hoy un tercio del total de la población española y cuando en el año 2040 la mayoría de esta generación haya llegado a la jubilación, las implicaciones a nivel económico, político y social serán aún mayores que su paso por el sistema educativo o el mercado laboral. De ahí que uno de los temas sociales más relevantes en la actualidad sea el futuro de las pensiones y el sostenimiento de nuestro sistema de bienestar. 

Sobreenvejecimiento y feminización
Otra de las tendencias que se señalan en el informe para los próximos años es el denominado “envejecimiento de la población mayor”, con implicaciones que trascienden del ámbito estrictamente demográfico; por ejemplo, el aumento de las personas mayores dependientes. El volumen de personas con limitaciones de su capacidad funcional aumenta en los grupos de edad superiores, sobre todo a partir de los 80 años. Pero la dependencia en las personas mayores no es un fenómeno nuevo y es el elemento que ha dado una nueva dimensión al problema del envejecimiento de la población. En España, los mayores de 80 años han pasado de representar el 0,6 % sobre el total de la población de 65 años y más a principios del siglo XX al 6 % en 2015; y en 2065 serán el 18,1 %, según las proyecciones.

Con todo, una cosa es cierta, el envejecimiento de la población es inevitable cuando la vida se prolonga y la gente tiene menos hijos. Por eso, no resulta sorprendente que la cantidad de personas mayores, unido a cambios en las formas de organización de la familia y en el papel social de las personas cuidadoras, hayan situado a la dependencia en el punto de mira de las políticas sociales. Los datos conviene tenerlos en cuenta: en 2015 había 2.792.613 mayores de 80 años, una cifra que en 2065 se incrementará hasta los 7.469.667, casi tres veces más que en la actualidad. Y también aumentarán las personas centenarias. En 2020, dentro de apenas dos años, 16.417 personas habrán superado la barrera de los 100 años, pero es que en 2040 lo harán 165.826 y en 2065 más de 213.000. 

Por Esther Eugenio
 


Nota








rollover css e imágenes

Escuchar último programa