Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Sábado, 3 de Febrero 2018


Recomendaciones nutricionales durante la gripe



El tratamiento de la gripe es sintomático mediante analgésicos y antitérmicos, pero podemos aliviar los síntomas y mejorar la recuperación con unos pequeños consejos alimentarios. Sobre la base de una dieta saludable y equilibrada, que es lo recomendado en cualquier situación, incluida la gripe, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) recomienda:

1. Incrementar el consumo de líquidos
1,5 o 2 litros diarios siempre que no exista contraindicación de sobrecarga como puede suceder en ciertas enfermedades cardiacas o renales. Esta ingesta incluye en forma líquida no sólo el agua, sino purés, sopas, caldos, consomés, zumos o infusiones que apetecen más en situaciones febriles y pueden espaciarse en pequeñas ingestas a lo largo del día. De esta manera, se repone el líquido, las sales y los minerales que se pierden por el sudor.

2. Consumir alimentos ricos en vitamina C
Por su poder antioxidante e inmunoestimulante. Esta vitamina abunda en los cítricos (naranja, limón, kiwi) y en las verduras de hoja ancha y verde como espinacas o acelgas. Su posibilidad de cocinarlas en cremas o purés, o de hacer zumos con las frutas señaladas, los convierten en la primera opción alimentaria 

3. Consumir alimentos ricos en vitamina A
Por su poder estimulante inmune. Presente en verduras y pescados azules como la caballa, la sardina o el bonito.

4. Consumir alimentos ricos en vitamina B
Para reforzar el sistema inmune. Son alimentos ricos en esta vitamina los cereales integrales, las legumbres, las verduras y también ciertas carnes como la de ternera. 

5. Consumir alimentos ricos en zinc
Presente en huevos, hortalizas y verduras (apio, berenjenas o espárragos) principalmente. 

En casos en que no exista diarrea asociada, ni contraindicaciones como en la intolerancia o alergia a lactosa, o en diabetes, es aceptable acompañar los antitérmicos con un vaso caliente de leche con miel. La miel contiene vitaminas y minerales muy recomendables, al mismo tiempo que mejora el sabor de la leche facilitando su ingesta. 

Durante la fase de enfermedad de la gripe, e incluso unos días después, podemos no tener hambre y reducir la ingesta. Aunque ésta se recuperará de manera progresiva, conviene seguir una dieta con abundantes líquidos que además de restituir el que se pierde en el sudor, permite expulsar más fácilmente las mucosidades que se producen durante la enfermedad.

Los cuidados básicos y alimentarios, el reposo y combatir los síntomas de la gripe son los pilares de su tratamiento.
 

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter