Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 7 de Junio 2017


Protege y nutre tu piel



Con la llegada del buen tiempo vuelven las recomendaciones a seguir para proteger nuestra piel de la sobreexposición solar y evitar así, en la medida de lo posible, los efectos adversos que tiene para nuestra piel. Esos consejos llegan desde distintas organizaciones profesionales para recordarnos que está en nuestra mano reducir las cifras que marcan los nuevos casos de cáncer de piel cada año, cada vez más numerosos -según la Agencia de Investigación del Cáncer, desde 1960 ha crecido entre un 3 y un 7 % al año-.

El sol, fuente de vitamina D y de vida, puede convertirse en un gran enemigo para nuestra piel, ocasionando problemas serios de salud si no le prestamos la atención adecuada. Protegerse frente a los efectos nocivos de la sobreexposición al sol es esencial para nuestra piel, protegerse de los diferentes tipos de radiaciones solares (UVB y UVA). 

Como explica el director técnico de Selvert Thermal, Oriol Pérez, la radiación UVB es la causante de la inflamación cutánea, es decir, de las quemaduras y, por tanto, lo es también del enrojecimiento de la piel. “Si bien la radiación UVB también contribuye en mayor medida al riesgo de cáncer, no cabe desdeñar el riesgo generado por la radiación UVA. Además, la radiación UVA causa el envejecimiento prematuro de la piel. Asimismo, se desprende de las investigaciones que la exposición excesiva a las radiaciones, tanto UVB como UVA, afecta al sistema inmunitario corporal”, aclara el experto. 

A la hora de exponernos al sol, sobre todo en los meses en los que éste luce con más fuerza, hemos de tener muy presente que cada piel requiere de unos cuidados concretos, que no todos somos iguales frente al sol. Pérez recuerda que la piel posee una capacidad de resistencia al sol programada en nuestros genes y al exponernos al sol la vamos agotando, “puesto que los efectos nocivos del sol a largo plazo son dosis dependientes y acumulativas. Podemos afirmar que, con el paso del tiempo, la piel madura está más expuesta a dichos efectos”.

Los rayos UVA y UVB son emisiones de energía para el organismo. Como explica Oriol Pérez, estos rayos llegan a la piel y ayudan al organismo a fabricar vitamina D y melanina, “que es la causante del bronceado que nos protegerá de los efectos dañinos de los rayos ultravioleta de un modo natural”. Un abuso de la exposición al sol “puede ser muy perjudicial acelerando, incluso, la pérdida de resistencia al sol en nuestros genes”, aclara.

Prevención, ante todo
Para asegurar que los efectos negativos del sol no afectan a nuestra piel, hay que prestar un cuidado especial a la protección. Ésta pasa, como asegura Pérez, en primer lugar por usar protección solar siempre, “aunque el día esté nublado, ya que la piel, en especial la del rostro, está expuesta a la radiación solar con sólo salir de casa. Es importante usar el protector solar adecuado a nuestra piel y, como siempre, no abusar del sol”.

En este sentido, es importante elegir el factor de protección solar más adecuado a cada tipo de piel y tener en cuenta, además, las condiciones meteorológicas, así como la duración, el lugar y el horario de la exposición.


Por Juani Loro

Nota









rollover css e imágenes

Escuchar último programa