Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 7 de Abril 2011


¿Programados para lo negativo?



¿Programados para lo negativo?

Estamos programados para ponernos en lo peor, para pensar de forma negativa y así estar alerta a los peligros y protegernos de ellos. Nuestros ancestros hace miles de años estaban acechados constantemente de peligros de todo tipo contra los que no estaban preparados y desarrollaron unos estados de "alerta" que valieron al principio para defenderse y protegerse y aprender para subsistir.

Pero el hombre de hoy tiene que aprender a desaprender, a manejar esas distorsiones cognitivas o radicales, extremistas, que nos instalan en pensamientos, sentimientos y actitudes negativas que nos impiden crecer psicológicamente y hacen que nos convirtamos nosotros mismos en problema. Las personas interesadas en profundizar en este tema, pueden ampliarlo en mi libro Aprendo a vivir (Editorial Temas de Hoy).

Ahí van algunas de estas rutinas destructivas o distorsiones cognitivas que debemos saber reconocer y manejar convenientemente:

1. Pensamiento dicotómico de "todo-nada", que no sabe aplicar la sabiduría del "término medio", en el que está la virtud. O todo está bien o todo está mal. Un simple defecto o error se vive como un fracaso. Esta distorsión cognitiva conduce al perfeccionismo destructivo, la ansiedad y la baja estima de sentirse incapaces para todo.

2. Filtro mental. Consiste en focalizar la mente sólo en lo negativo de algo o de alguien. Como el profesor que echa la bronca al alumno que ha hecho un examen para sobresaliente y en vez de felicitarle, le ridiculiza ante sus compañeros porque escribió "hacia" sin "h" (se olvidó) y, por ello, le pone un 4 (suspenso).

3. Personalización. Sentirse culpable y responsable único de todo lo que sale mal, aunque no haya tenido una responsabilidad directa en el asunto.

4. Magnificación. Convertirlo todo en problema, como hacer un drama de un pequeño error, o "minimización", no dar apenas valor a los grandes logros personales o de los demás.

Comportarnos así, extremarlo todo, nos convierte en "personas problema", porque nos descargamos de energía positiva y nos convertimos en personas estresadas e irritables o deprimidas y agotadas. Sólo la coherencia y la higiene mental de la sensatez y de encontrar el "término medio" en todo, nos proporciona energía física y psíquica y también paz, sosiego y equilibrio interior.


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






rollover css e imágenes

Escuchar último programa