Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Viernes, 2 de Febrero 2018


Prescripción de ejercicio físico



La genética y un estilo de vida saludable determinan el envejecimiento de una persona. Concretamente, el ejercicio físico está directamente relacionado con un envejecimiento activo y saludable. Es más, el ejercicio puede considerarse un fármaco, un medicamento que ayuda a las personas mayores a revertir la fragilidad y prevenir situaciones de dependencia. Nunca es tarde para empezar, pero cuanto antes lo hagamos antes podremos comenzar a disfrutar de sus beneficios.

La actividad física o el ejercicio regular tiene un efecto positivo e indiscutible en el envejecimiento saludable de las personas. De hecho, desde Atención Primaria los profesionales de la salud se están planteando prescribir el ejercicio protocolizado y personalizado como un medicamento más. 

El catedrático de Fisiología de la Universidad de Valencia, José Viña Ribes, participó en una jornada organizada por el Imserso sobre "Actividad física y personas mayores". En su interesante y original exposición, Viña explicó la farmacología del ejercicio como si estuviéramos frente al prospecto de cualquier medicamento. 

“El ejercicio es bueno para la salud”. Una afirmación que viene respaldada por los beneficios demostrados de practicar regularmente ejercicio: modera el riesgo de enfermedad cardiovascular y pulmonar, disminuye el colesterol total, reduce el dolor y discapacidad en pacientes con artritis de rodilla, previene o retrasa la aparición de alzhéimer, ayuda a controlar la diabetes, contribuye a un menor riesgo de fractura ósea en mujeres posmenopáusicas, mejora la ansiedad y los cuadros de depresión, y ayuda en la recuperación de lesiones músculo-esqueléticas y de ligamentos. Además, el ejercicio físico disminuye el porcentaje graso y favorece el control del peso corporal. 

Igualmente, el ejercicio en sí mismo es un antioxidante “que actúa como una vacuna. Por tanto, suplementar la vitamina C en dosis altas es malo y bloquea el rendimiento”, subraya Viña. Es decir, disfrutar de un zumo de naranja tras practicar ejercicio es bueno, pero no tomar un gramo de vitamina C.

Dosificación
Según Viña, hay que realizar un mínimo de ejercicio para que comiencen a notarse sus beneficios, que aumentarán en función de la cantidad e intensidad del mismo. Ahora bien, más allá de un cierto nivel puede resultar adverso. A diferencia de los medicamentos químicos, la respuesta a la dosis máxima de actividad física no se conoce bien. Entonces, ¿el ejercicio agotador es malo? En opinión de Viña, “no, si estás bien entrenado”.

El ejercicio físico alarga la vida cuando alcanza cierta intensidad, mientras que el ejercicio moderado beneficia otros aspectos relacionados con la salud. “La capacidad aeróbica es el mejor y más potente predictor de riesgo de muerte entre sujetos sanos y con enfermedad cardiovascular”, asegura Viña. Este experto afirma que existe una estrecha relación entre la supervivencia de una persona y su capacidad aeróbica. El ejercicio, por tanto, “mejora la calidad de vida y alarga la vida”. Asimismo, mejora las situaciones de dependencia y disminuye la discapacidad.

Un fármaco psicoactivo
Viña subraya que el ejercicio podría entenderse como una droga psicoactiva y define los siguientes efectos del entrenamiento físico sobre la función cerebral:
  • Aumenta la síntesis de endorfinas, hormonas que producen sensación de placer, felicidad y tienen un efecto analgésico natural. Por consiguiente, practicar ejercicio tiene efectos positivos en el estado de ánimo y altera la percepción del dolor.
  • Tiene efectos positivos sobre la función cognitiva: mejora la capacidad de aprendizaje, aumenta la calidad del sueño, contrarresta el deterioro mental asociado a la edad, facilita la recuperación funcional de una lesión cerebral y lucha contra la depresión. “La mejor intervención para el alzhéimer es el ejercicio, que actúa como un potente antioxidante. Actualmente, para tratar esta enfermedad sólo tiene sentido la prevención y el entrenamiento”, asegura este experto.
  • Mitiga las consecuencias del estrés psíquico.

Por Sonia García
 


Nota








rollover css e imágenes

Escuchar último programa