Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES
 



Martes, 28 de Mayo 2019


¿Por qué contar con un seguro de alquiler para la protección de arrendadores?



 

 

El propietario de una vivienda en alquiler puede resultar perjudicado, por lo que, lo recomendable es contar con una buena protección o póliza de arrendamiento, que ayude a prevenir los riesgos sin sufrir inconvenientes.

 

La contratación de seguros de arrendamientos es una tendencia que se ha incrementado en los últimos años. Con este seguro de alquiler el propietario puede estar tranquilo, porque protege contra los impagos, así como desperfectos y daños causados por los residentes.

 

Aunque puede ser arriesgado alquilar una propiedad, la herramienta que aportan las empresas de seguros de rentas garantizan que el arrendador no saldrá nunca perjudicado. Para ello, se hace un estudio de solvencia financiera al futuro inquilino, para asegurar la viabilidad de las mensualidades.

 

 

La importancia de contratar un seguro de impago de alquiler

 

La vivienda es un bien preciado y una gran inversión para toda persona, siendo el principal activo de muchos. Aunque una casa en alquiler puede producir unas buenas ganancias para contar con una mejor calidad de vida, muchos propietarios deciden no alquilarla por miedo a lo que podría pasar con el inquilino; pero para evitar estos inconvenientes, se ha hecho frecuente contratar un seguro de alquiler específico para estos casos.

 

Producir un ingreso adicional no está libre de riesgos, es por ello, que las compañías de seguro de alquiler de viviendas analizan la situación para evitar problemas, y compensan a los propietarios en caso de algún perjuicio. Una de las principales complicaciones es el impago, por ello, el arrendador necesita un buen resguardo para no ver perjudicados sus ingresos mensuales.

 

Las pólizas de alquiler de viviendas también ofrecen cobertura a otros imprevistos que se pueden presentar con un arrendatario, como el vandalismo o los gastos en cerraduras. Por lo que, lo recomendable al colocar una vivienda en el mercado, es tener un buen medio de prevención, para asegurar la salud de las finanzas.

 

 

¿Qué cubre el seguro de alquiler?

 

Estas pólizas de alquiler suelen cubrir diversos riesgos enfrentados por los arrendatarios frecuentemente. El impago de las rentas es una de las principales coberturas, con ésta, la empresa aseguradora paga al propietario las mensualidades que no ha cumplido el inquilino. Para recibir el dinero se debe demostrar la morosidad a través de resolución judicial.

 

Los actos vandálicos y daños al inmueble se cubrirán cuando el inquilino haya sido desahuciado. La aseguradora también cubre los gastos judiciales y la defensa jurídica del arrendador en caso de necesitarlo.

 

Otras de las coberturas del seguro de alquiler incluyen reclamación y defensa del contrato de arriendo, defensa como consumidor, reclamación por violaciones de normas legales, exigencia por daños producidos al inmueble, defensa ante la Administración Pública, demanda y defensa ante comunidad de propietarios, gastos de cerradura y cerrajero tras un desahucio, y pérdida de arrendamientos por incendio.

 

 

¿Cómo funciona un seguro de protección de alquiler?

 

Este tipo de seguro de arriendo requiere ciertas exigencias, para que la empresa aseguradora constate que el inquilino puede hacerse cargo de los pagos de las rentas. Uno de los primeros pasos, es demostrar que el arrendatario no se encuentre en alguna base de datos de morosos. También se debe comprobar que el alquiler no sobrepase el 40% o 45% de los ingresos al año del inquilino.  

 

El estudio para probar la capacidad económica del futuro residente, es muy importante, para saber qué puede hacer frente a las facturas mensuales, y se hace con autorización de la persona, por medio de una compañía dedicada al seguro de alquiler o entidad bancaria.

 

La contratación del seguro de arriendo y pago de éste, puede hacerse en convenio entre las partes, pero lo más común es que lo contrate el propietario, el cual es el mayor beneficiado y requiere cobertura ante cualquier incidente que pueda generarse.  

 

El coste del seguro de alquiler suele variar entre un 5 y un 3% del valor de la renta anual del inmueble, puede oscilar dependiendo del tipo de cobertura y beneficios que se obtengan. Con este producto, el propietario puede recibir una compensación, en caso de que el inquilino deje de pagar, con ello podrá mantener los ingresos por la actividad de renta de la propiedad.

 

También son importantes las otras coberturas que tenga el seguro de alquiler, como la de asesoramiento y defensa jurídica, para que el propietario no tenga que asumir gastos adicionales por algún inconveniente presentado durante el arriendo.

 

 

¿Qué se necesita para el contrato del seguro de alquiler?

 

Entre los requisitos para que se produzca la formalización del seguro de alquiler, está que la compañía de seguros estudie la solvencia del arrendatario y la viabilidad financiera. Las exigencias que se le hacen al posible inquilino, incluyen un contrato de trabajo superior a un año, debido a que existen mejores garantías de las personas con empleos indefinidos.

 

También es apropiado que el alquiler sea de más de un año, el posible inquilino no se encuentre en bases de datos de morosidad y los ingresos anuales que tenga deben ser acordes a la vivienda a alquilar, es decir que la renta no sea mayor al 45% anual.

 

Para que la empresa de pólizas de alquiler realice el estudio de solvencia, se debe tener cierta documentación del futuro arrendatario, como DNI, contrato laboral y las últimas nóminas, por los general tres. A los autónomos se pide DNI, las altas de autónomo, trimestres del IRPF o IVA, y declaración de la renta. Para los pensionistas se exige DNI, últimos ingresos de la pensión y carnet de la Seguridad Social.

 

El proceso de solicitud del seguro de alquiler es sencillo, se puede realizar un asesoramiento a través de la llamada de un especialista, que analizará las necesidades para otorgar las mejores alternativas. El estudio de viabilidad del posible arrendatario es el primer paso que se debe tomar antes de firmar la póliza escogida, la cual sólo se efectuará tras un resultado positivo.  

 

Para una gestión inteligente de los bienes se debe tener responsabilidad, y así sacar beneficios sin riesgos, y poder mejorar las finanzas domésticas. Lo más recomendable, es seguir ciertos requisitos, como un contrato de alquiler durante un tiempo establecido, que obedezca a las necesidades y objetivos del propietario.

 

También, para estar al día, se deben tener en cuenta las obligaciones fiscales, las cuales comienzan a producirse al iniciar el alquiler de la vivienda. Lo ideal es tener toda la información antes de firmar los documentos para proteger la inversión. Otro aspecto fundamental, es conocer a los inquilinos desde el punto de vista financiero, para garantizar que el proceso será llevado a cabo de la mejor forma por el tiempo establecido.


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa