Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Domingo, 12 de Diciembre 2010


Planes de pensiones: la tranquilidad del futuro


Teniendo en cuenta la actual situación económica, aquellos que en su día se decidieron y contrataron un plan de pensiones, ahora cuentan con un respaldo económico garantizado. A pesar de la crisis y las bajas pensiones, estas personas podrán mantener su actual nivel de bienestar.


Planes de pensiones: la tranquilidad del futuro
Los planes de pensiones permiten constituir un ahorro destinado al momento del retiro laboral, con deducción fiscal de las aportaciones realizadas. Son fórmulas de ahorro directamente relacionadas con la jubilación. El contratante se compromete a realizar unos pagos periódicos: mensuales, trimestrales, anuales o extraordinarios (en momentos puntuales), que le dan derecho a cobrar unas prestaciones en caso de jubilación, fallecimiento, invalidez y dependencia.

En función de quién realice las aportaciones, estaremos ante un tipo u otro de plan de pensión. Existen diferentes modalidades: sistema individual, cuando las aportaciones las realiza el propio ahorrador; sistema de empleo, en el que las aportaciones se efectúan a través de las empresas a favor del partícipe; y sistema asociado, que son especiales para determinados colectivos como abogados o arquitectos.

Tanto si el plan es individual como si es de empresa, los fondos consolidados pueden invertirse en renta fija, mixta o variable. Los primeros invierten el 100 por cien en valores de renta fija (bonos, obligaciones, pagarés) y, en general, con vencimiento a medio y largo plazo. Los fondos de renta variable invierten un mínimo del 51 por ciento de sus aportaciones en renta variable. Por último, los mixtos realizan inversiones de renta fija y variable, que combinan la seguridad de la rentabilidad de los valores fijos que no precisan de liquidez inmediata con la mayor rentabilidad y riesgo que implica la renta variable. Las entidades gestoras de estos planes son las encargadas de llevar a cabo las inversiones necesarias para obtener los máximos beneficios del plan, sopesando los riesgos que supone la operación.

Estas entidades también contemplan la posibilidad de repartir la inversión entre planes diferentes, con lo que los riesgos en los que incurre un plan de renta variable se compensan con la alta garantía de beneficios, aunque no muy elevados, que proporciona la renta fija.

Además, en los últimos años, se han creado nuevas modalidades de planes de pensiones atendiendo a las necesidades concretas de determinados colectivos: planes a favor del cónyuge y planes de partícipes con discapacidad.


Tratamiento fiscal

Los planes de pensiones disfrutan de un atractivo tratamiento fiscal, acorde con la política del Gobierno de incentivar el ahorro a largo plazo como complemento a la pensión que ofrece la Seguridad Social.

En este aspecto, es necesario distinguir la tributación de las aportaciones: el dinero que uno invierte en el plan de la fiscalidad de las prestaciones, que es el dinero que uno retira (rescata) del plan.

Las aportaciones están sujetas a desgravaciones, es decir, reducen la base imponible del IRPF. En este sentido, la ley establece un límite en el importe de las aportaciones. Hasta los 50 años, el partícipe podrá invertir 10.000 euros anuales o el 30 por ciento de sus ingresos. Una vez traspasado ese límite de edad, la cantidad asciende a 12.500 euros o el 50 por ciento de sus ingresos.

En cuanto a las prestaciones recibidas por el beneficiario, están pensadas para cobrarse en el momento de la jubilación y, precisamente por ese motivo, tienen ciertas implicaciones fiscales. Su importe se incorporará anualmente como rendimiento íntegro del trabajo, tributando en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Se pueden recuperar de tres formas distintas:

• Como capital. El beneficiario recibiría un único pago que incluye las aportaciones realizadas más los rendimientos. La normativa actual otorga un beneficio a quien opte por esta opción.
• Como renta. Las cantidades aportadas se cobrarían en varios pagos regulares.
• Forma mixta. Una parte se recibe en capital y otra como renta.

Planes de pensiones: la tranquilidad del futuro
Flexibilidad y transparencia

El partícipe tiene total flexibilidad para modificar el programa de aportaciones previstas, la frecuencia de pago, suspenderlas o anularlas, así como realizar aportaciones extraordinarias según su conveniencia, sin que ello afecte a la rentabilidad de sus derechos consolidados. También es posible traspasar o movilizar el saldo acumulado de un plan de pensiones a otro, en cualquier momento y tantas veces como lo considere oportuno, sin ningún coste adicional, siempre y cuando no haya empezado a cobrar ya las prestaciones del plan.

La transparencia es otra de las ventajas que se pone de manifiesto una vez que las personas mayores comienzan a cobrar su plan de pensiones. De esta manera, el contratante recibirá la siguiente información:

• Evolución de las rentabilidades de cada plan.
• Información trimestral sobre la cuenta de posición en la que se detalla los movimientos de las aportaciones, prestaciones y valor acumulado del plan; y el informe de gestión con detalles de la distribución de la inversión del fondo de pensiones al que está adscrito el plan.
• Información mensual de la evolución del sector, a través de la web pública de Inverco y de periódicos económicos.
• Información fiscal anual: certificado fiscal de las aportaciones y/o prestaciones realizadas por el partícipe durante el ejercicio.


Interesante rentabilidad

La rentabilidad de los planes de pensiones es interesante a medio y largo plazo, mayor cuanto más riesgo se asume y mayor sea el horizonte de la inversión. Según la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva, Inverco, las rentabilidades medias anuales, variando según los años que lleve contratado el plan de pensiones, a 30 de junio de 2010 son las siguientes: 5,18 por ciento en 20 años, 4,18 por ciento en 15 años, 0,98 por ciento en 10 años, 0,91 por ciento en 5 años, -1,54 por ciento en 3 años, y -3,4 por ciento en un año.

Las últimas previsiones sobre la suficiencia del sistema público de pensiones aconsejan la contratación de un plan de pensiones para toda la población ocupada, más aún en el caso de rentas altas, pues la tasa de cobertura de la pensión pública disminuye cuanto mayor es el salario.

Un plan de pensiones es una importante inversión de futuro que nos puede proporcionar un gran colchón una vez que alcancemos nuestra jubilación. Por ello, no está de más atender a todos sus pormenores para que se adapte lo mejor posible al perfil del inversor y nos garantice la calidad de vida futura.

Carlos A. Martínez Cerezo
Presidente de GRUPO RETIRO


Nota




1.Publicado por Ahorro jubilación el 15/11/2011 15:53
Muy buena explicación! Mi padre tiene un plan de pensiones garantizado en la Caixa, ya que todavía le quedan 5 años para jubilarse. Yo estoy pensando en contratar uno, ya que las ventajas fiscales son muy interesantes y además se puede cambiar de tipo de plan en cualquier momento. Es una complemento perfecto para la jubilación.

Rafa

Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa