Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 11 de Octubre 2017


Peeling: ventajas de exfoliar la piel



El peeling o exfoliación es uno de los tratamientos esenciales en el cuidado de nuestra piel, gracias al cual eliminar las células muertas que la propia piel no deshecha en su procedimiento natural de regeneración celular. Este ritual ayuda a mejorar la salud de la piel y facilita que los tratamientos básicos de limpieza y nutrición sean más eficaces. Descubrimos cómo realizarlo de la forma más eficaz y qué productos utilizar en cada caso.

Nuestro cuerpo tiene la capacidad de regenerar la piel, de restaurar aquellas células muertas por otras nuevas, pero el paso del tiempo y la exposición a ciertos ambientes (sol, contaminación), el estrés y la ansiedad tienen como consecuencia que ese proceso se ralentice. Ante esa falta de oxigenación natural de la piel, se hace necesario recurrir a rituales como la exfoliación o peeling, aunque lo más aconsejable antes de realizarlo es recurrir a los consejos de un experto, que será quien nos explique cuándo y cómo realizarlo dependiendo de la situación y las características de nuestra piel. 

La exfoliación es, como explica el doctor Gabriel Serrano, presidente y fundador de Sesderma, una regeneración natural de las células. “La capa basal de la epidermis renueva la piel constantemente, produce células nuevas. Las células de piel muerta se depositan en la capa más superficial de la piel junto a otras impurezas”, señala, incidiendo en que los exfoliantes sirven, por tanto, para eliminar esos residuos. Limpieza muy necesaria porque no olvidemos que una piel regenerada “es una piel sana”. Este proceso se utiliza, por ejemplo, para eliminar las arrugas, eliminar marcas en la piel o manchas. 

Dependiendo del nivel de la piel que se trabaje, o de los productos utilizados, podemos clasificar los peelings de diferentes formas. Así, si nos centramos en la profundidad en la que actúan, el doctor reconoce tres tipos: superficial, medio y profundo. Y si nos centramos en productos que ayudan en la exfoliación, reconoce dos “químico y mecánico”.

El primero de ellos se basa en ácidos que renuevan la piel, mientras que “los mecánicos son productos cosméticos que incorporan pequeñas partículas (cristales, microgránulos…) y activos calmantes e hidratantes que, mediante la fricción, arrastran y eliminan los residuos”. En cualquier caso, el doctor advierte de que hay que tener muy presente qué tipo de piel y cuáles sus necesidades antes de elegir qué peeling elegir. 

El doctor recuerda que entre los ácidos más habituales para realizar un peeling están “los ácidos alfa-hidroxiácidos, como el ácido glicólico, ácido mandélico, ácido pirúvico, láctico, cítrico…”. También el retinol y el ácido ferúlico, que tienen una potente capacidad renovadora y reparadora de la piel.  

Recomendaciones básicas
Cuando se realice un peeling “potente”, como lo describe Serrano, ha de realizarlo un profesional y hacerlo en óptimas condiciones, ya que él sabrá cómo modular su potencia y efectividad, según la concentración y el pH. “Es muy importante que el profesional esté debidamente formado para reaccionar ante cualquier imprevisto o reacción del paciente”, añade. 

Del mismo modo, insiste en que cuando un peeling pueda realizarse en casa por cada usuario han de seguirse al dedillo los consejos que marca el fabricante en las instrucciones del producto que se utilice, para conseguir una mayor eficacia y no dañar la piel en ningún caso.  

Antes de realizarse el peeling han de tenerse en cuenta algunas precauciones importantes, como evitar tratamientos “agresivos” como el láser o la microdermoabrasión. Durante el tratamiento, hay que estar muy pendiente de cómo va reaccionando la piel a los activos que se estén utilizando. Después, “nos aseguraremos de que el paciente proteja su piel del sol en los días posteriores para evitar la aparición de manchas”. 

Además, una vez realizado el peeling, hay que recordar que es necesario aplicar cuidados complementarios a la piel, ya que “la acción exfoliante de la capa córnea puede afectar a la función barrera del estrato córneo, lo que podría facilitar la penetración de otras sustancias, producir una potencial irritación, aumentar la pérdida de agua transepidérmica e incrementar la sensibilidad al sol, por lo que recomendamos la fotoprotección”. 

El experto recuerda que, tras la aplicación, es normal que la zona tratada se enrojezca, situación que dura unos minutos. El peeling también puede producir la aparición de “granitos” en los dos o tres días posteriores al tratamiento, que desaparecerán de forma espontánea.

Por Juani Loro


Nota







rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter