Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES
 



Lunes, 11 de Junio 2012


Ninguno de los cambios anatómicos o funcionales que conlleva el envejecimiento condiciona el cese de la actividad sexual


El tema de la sexualidad en las personas mayores está suscitando en los últimos años un mayor interés, tanto en los ambientes sanitarios como en los no sanitarios. Tradicionalmente, se ha considerado que conforme envejecemos disminuye la sexualidad, aunque este mito carece de fundamento, ya que nadie puede asegurar a qué edad cesa el deseo y/o la actividad sexual.


Ninguno de los cambios anatómicos o funcionales que conlleva el envejecimiento condiciona el cese de la actividad sexual
Ninguno de los cambios anatómicos o funcionales que conlleva el envejecimiento condiciona el cese de la actividad sexual
Según el doctor Carlos Verdejo, geriatra del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, “la actividad sexual no tiene por qué perderse con el paso de los años. Evidentemente, con el envejecimiento ocurren una serie de cambios, tanto anatómicos como funcionales, que pueden condicionar ciertas modificaciones en la actividad sexual de los mayores, e incluso interferir con ella o limitarla. Estos cambios, junto con el consumo de algunos fármacos, pueden justificar las modificaciones en el comportamiento sexual de los mayores, bien debido a alteraciones hormonales o por las repercusiones físicas y psicosociales de las enfermedades crónicas que producen algún grado de incapacidad, pero no impedir la actividad sexual”.

En un estudio realizado hace unos años en el Área 7 de Madrid, con población de mujeres mayores de 65 años no institucionalizadas (179 casos con edad media de 74,7 años), se observó que un 20% de ellas mantenían actividad sexual, destacando en más de la mitad de los casos (60%) el coito como tipo de actividad sexual.

Unos datos que no hace más que confirmar lo que indica el doctor Verdejo, “ninguno de los cambios que se producen con el envejecimiento condicionan obligatoriamente el cese de la actividad sexual, sino que se modifica el patrón sexual de los mayores”.

Al respecto, para el doctor Verdejo “se deberían abordar los problemas sexuales con la misma naturalidad que otros problemas de salud”, por eso recomienda encarecidamente a las personas mayores que no piensen que ya no tienen derecho a disfrutar de una vida sexual y que, ante la existencia de problemas de salud que estén dificultando su actividad sexual, acudan a su geriatra de confianza, quien valorará su problema y propondrá soluciones.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa