Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 15 de Diciembre 2014


Necesito una residencia: cómo elegir la mejor opción



Cuando las personas mayores dejan de ser autónomas y sus familiares no pueden hacerse cargo de su cuidado, acudir a un centro residencial es la alternativa que mejor responderá a sus necesidades. Tomar esta decisión puede ser difícil, pero no significa que por ello se quiera menos al padre, madre, hermano... Lo importante es tener plena confianza en el equipo de profesionales responsables de su cuidado y que los servicios que ofrece el centro contribuyan a mejorar su calidad de vida. A continuación, te damos las claves para escoger la mejor residencia posible. 

La ubicación de la residencia es, quizá, el punto de partida. Si el centro está cerca de la familia del usuario facilita las visitas y su frecuencia, pero también se puede optar por una residencia que se encuentre en el entorno habitual del mayor para que, en la medida de lo posible, mantenga sus relaciones sociales. El siguiente paso es visitar todas las residencias de la zona, porque sólo así comprobarás por ti mismo si se ajusta a vuestras necesidades y preferencias.

Otra cuestión que debes tener presente es que, dependiendo del estado de salud y grado de dependencia del mayor, tendrás que optar por un tipo u otro de residencia. Hay centros que están especializados en personas asistidas, mientras que otros atienden a un mayor porcentaje de usuarios válidos. La cualificación profesional de los trabajadores, los servicios que ofrece el centro y el ambiente también serán distintos. 

Cuándo ingresar
En cuanto a los motivos por los que una persona o su familia se plantea la posibilidad de ingresar en un centro, el director de la residencia Amma Cartagena, Alfonso Pasqual, explica que, generalmente, el ingreso suele estar condicionado por el hecho de que la persona mayor ya no se vale por sí misma para la realización de las actividades básicas de la vida diaria o porque, por su estado de salud o dependencia, precisa de unos cuidados continuos y especializados que resultaría complicado poder prestar en el propio hogar. Y, precisamente por eso, en la mayor parte de los casos quien toma la decisión del ingreso es la familia.

“Es entonces cuando, en muchos casos, surge cierto sentimiento de culpa. Afortunadamente, la sociedad va cambiando poco a poco los clichés negativos acerca de las residencias de mayores. Y ahí los profesionales que reciben a la familia en su visita al centro tienen un importante papel”, asegura Pasqual. 

Lo que principalmente demandan las familias es confianza y tranquilidad, “saber que su mayor va a estar en buenas manos, con las mejores atenciones”. Por eso, continúa este profesional, “las familias buscan referencias, gente conocida que haya tenido algún familiar o amigo en ese centro y que le dé una buena opinión del mismo. En nuestro sector, el boca a0 boca es el mejor prescriptor, lo que redunda en que la mejor política comercial, al final, es que tus propios usuarios estén satisfechos”. 

Nota







rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter