Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 8 de Septiembre 2011


Moncho Borrajo: "El teatro es el enfermo que nunca muere ni se cura"


Showman por naturaleza y pintor por vocación, Moncho Borrajo, que estudió Arquitectura Técnica y Bellas Artes, ha regresado a los escenarios después de un retiro de tres años con el mismo sentido del humor, pero mostrando su versión “más íntima”. Durante un mes, el artista gallego ha sido el responsable de las carcajadas en el Teatro Amaya de Madrid, con un nuevo montaje donde, aunque pueda parecer raro, apenas se han escuchado comentarios sobre política –“la gente está muy cansada”– y sí sus clásicos sketches acerca de “las cosas cotidianas de la vida y nada más”.


Moncho Borrajo: "El teatro es el enfermo que nunca muere ni se cura"
Su recién estrenado espectáculo se titula Más íntimo. ¿Con qué nos sorprende?
Con esta obra he querido volver al comienzo de Moncho Borrajo. Me he dado cuenta viendo los videos de los espectáculos que hago, porque los guardo todos, que no hace falta tanta parafernalia como había montado para salir al escenario. Lo importante es quién lo cuenta y cómo. Se trata entonces de volver al Moncho puro, “en pelota picada”. Un espectáculo de más de dos horas en el que hay menos política que otras veces, porque la gente está muy cansada, y en el que hablo de las cosas cotidianas de la vida y nada más.

Desde sus inicios hasta ahora, ¿cómo ha evolucionado el teatro?
El teatro es el enfermo que nunca muere ni se cura. Siempre estamos mal y nunca llegamos a llenar todos los teatros, pero forma parte de nuestra profesión. Lo que sí ha pasado es que al desaparecer las salas de fiesta, que eran el preámbulo para el cómico, se han perdido muchas posibilidades de actuación.

¿Su falta de tapujos le ha ocasionado algún problema a lo largo de su carrera profesional?
Más de uno. Me han prohibido actuar en algunos teatros y he tenido una amenaza de bomba, pero nunca lo he proclamado. No vivo del escándalo, sino de mi trabajo y no creo que vivir del escándalo sea beneficioso para el actor. Si no vales, no vales. Las personas que quieren superar su poca valía con la polémica, se están cavando su propia tumba. Me han vetado por ser homosexual y por lo que digo, pero no me lo han dicho directamente, te ponen la excusa de “tengo el teatro lleno” o “no podemos contratarte”.

Ha tocado todos los palos. Humorista, pintor, escritor, actor, compositor, ¿con qué soñaba de pequeño?
Con ser artista (risas). Mis ídolos eran Marisol y Joselito. A mí me gusta cantar y de pequeño lo hacía muy bien. Cuando tenía ocasión, me subía a la mesa y cantaba y bailaba. Incluso, me presenté a concursos y gané algún premio. Siempre fui muy “artistero”. Pintando disfruto muchísimo, el aplauso y la sonrisa de la gente en el teatro es maravilloso y escribir poesía me encanta. A la larga encima de un escenario creo que todo te ayuda y para vivir también, así que prefiero ser aprendiz de mucho que maestro de algo, porque siempre se aprende.

Se jubiló anticipadamente de los escenarios a los 58 años, ¿por qué?
Mi padre vivía con un familiar, pero la situación se complicó porque esa persona tenía una madre también muy mayor. Soy hijo único y no soy persona de residencia, aunque comprendo que es una solución espléndida, así que tomé la decisión de retirarme y cuidar yo a mi padre, como había visto hacer a mi madre con mi abuela.

¿Y qué le ha hecho volver de nuevo con los tiempos que corren?
Desde que murió mi padre, en octubre del año pasado, a través de las redes sociales muchas personas me han animado a volver, así que aquí estoy. Creo que tengo un tiempo todavía para poder divertir a la gente. Haré giras más tranquilas, de menos días en cada ciudad. Estoy en esa edad en la que necesito el café con el amigo, la charla y mi casa, porque en 40 años de profesión no he tenido un hogar, he estado de hotel en hotel. Siempre digo que soy un hombre sin almohada, y es terrible (risas).

¿Y qué opina de prolongar la edad de jubilación a los 67 años?
Me parece muy mal. Creo que la edad de jubilación debe prolongarse hasta que uno quiera. Hay personas que no se pueden retirar nunca, primero porque son imprescindibles y segundo porque lo necesitan, y otras que precisan jubilarse antes. Y lo que tampoco se puede hacer es pedir experiencia con 18 años y no contratar a gente a partir de los 45 años.

Cuatro décadas sobre las tablas dan para mucho, ¿de qué se ríe la gente?
De lo normal y, sobre todo, de los demás. La gente se ríe de las cosas sencillas, cuanto más complicado quieres hacer el humor, peor. Cuando me dicen: “Es que tú haces humor intelectual”. No, el inteligente es el público y depende de su inteligencia haces el humor. Hay una norma que tengo en el teatro que es decir: “Como ustedes saben...”, aunque no lo sepan, porque si no les ofendes. La gente se ríe de culo, caca, pedo, pis, de las cosas diarias, de la pija, del tonto, de la nueva rica, de cosas de la peluquería, del trabajo, de las vacaciones con los niños, la suegra y la cuñada pesada. Esto es de lo que la gente se lleva riendo desde Sófocles. Desde que comenzó el humor en Grecia hasta ahora nos reímos de lo mismo.

Moncho Borrajo: "El teatro es el enfermo que nunca muere ni se cura"
¿Quiénes han sido sus maestros?
Gila, Toni Leblanc, Tip y Coll, Martes y Trece, Cantinflas, Eugenio, Paquito Arévalo... Todo el que sube a un escenario tiene algo de magia y de todos aprendes. Siempre me gustaron mucho también Charles Chaplin y Groucho Marx, al igual que Harold Lloyd y Buster Keaton. De hecho, mis primeras gafas y mi bigotón recordaban un poco a ellos. Y los hermanos Tonetti, José y Manolo Villa del Río; mis primeras risas fueron con ellos en el circo.

¿Y qué opina de la nueva oleada de jóvenes monologuistas?
Hay gente muy buena. La moda del monólogo de bar con un pie de micro la trajo de Estados Unidos Emilio Aragón hijo. No se gasta nada, pero también se pierde la magia de la caricatura, de la peluca, es la palabra por la palabra y se nota mucho cuando el monólogo no lo escriben ellos. Actores como Amparó Baró, Gabino Diego, Eduardo Aldán, Paco León o Eva Hache son espléndidos.

¿Le ha dado alguna vez un ataque de risa en plena función contagiado por algún espectador?
Sí, y he tenido que decirle a una señora: “Por favor, pare que me meo”, porque tenía una risa contagiosísima.

¿Qué no le hace ninguna gracia a la sociedad?
La gente se ha cansado de que se ridiculice a ciertos famosos y del humor machista.

¿Y en el plano político?
Mi espectáculo tiene menos política que antes, porque la gente está harta y muy cansada; no de la política, sino de estos políticos.
Para salir de la crisis, ¿qué hace más falta: ingenio, sentido del humor o sinceridad?
Más sinceridad y más honradez. El político español debe de saber que no es Dios, que tenemos derecho a opinar y que no somos tontos. Esta crisis se pudo haber superado antes si dos partidos como el PSOE y el PP hubieran dejado sus egos en la taquilla para unirse y luchar, pero como eso no lo han hecho ahora lo pagamos todos. El ego del político por la foto y por el sillón nos ha acarreado todo esto. No se dan cuenta que son servidores de una sociedad, que reclama trabajo y vivir la vida con normalidad.

Recientemente, ha recibido un galardón por la labor humanitaria que realiza al frente de la fundación que lleva su nombre. ¿Cuáles son sus objetivos y qué proyectos tienen en marcha?
La fundación se dedica a ayudar a niños superdotados y niños con problemas físicos y psíquicos. Para ello, se ha rehabilitado una estación de tren en mi pueblo, Baños de Molgas, en Orense, donde se ha construido un edificio con una zona de museo dedicada a mi trabajo y otra parte a exposición de obras, un albergue y un restaurante. Estoy seguro de que esta fundación me va a dar muchas alegrías.

¿Cuál es el presente y futuro de Moncho Borrajo?
Pintar y seguir con el teatro. Para el año que viene estoy preparando la obra Golfus hispanicus, una crítica de los golfos en general.

¿Nos puede contar qué pinta?
Ahora estoy haciendo una abstracción geométrica sobre papel con pasta de madera y acrílico. Siempre he utilizado mucho la geometría, porque al haber estudiado arquitectura tengo esa influencia. Empecé con un poscubismo bastante evidente, luego seguí por una tendencia más escueta, de menos elementos y, en la actualidad, estoy con una abstracción geométrica muy oriental. Recientemente, he hecho una exposición en Vigo como homenaje al pop americano con meninas, que voy a ver si expongo en Nueva York al año que viene. Pero sin prisa. Me merezco también un poco de descanso.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

Artículos relacionados

Emilio González - 02/11/2017

Concha Velasco - 10/10/2017

1 2 3 4 5 » ... 13






rollover css e imágenes

Escuchar último programa