Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Viernes, 2 de Febrero 2018


María Pujalte regresa al teatro



María Pujalte (A Coruña, 1966) comenzó su carrera profesional como actriz en 1988, con la obra "El playboy de Occidente", de Synge. Desde entonces, su carrera ha avanzado a buen ritmo sobre el escenario y también frente a las cámaras de cine y televisión. María Pujalte sabe que ser actriz es una “carrera de fondo” y su mayor triunfo es “vivir de mi profesión y, a día de hoy, lo he conseguido y bien”. Actualmente, la actriz gallega está a punto de estrenar en el Teatro Maravillas de Madrid una obra en la que comparte protagonismo con Amparo Larrañaga. "El reencuentro", de Ramón Paso, es una historia de dos hermanas completamente diferentes: una de ellas es una triunfadora y la otra una perdedora, que tras 20 años enfadadas se vuelven a ver. ¿Quién es quién? Hay que ver la función.

¿Cómo son los días previos al estreno de una obra?
Son días intensos, de mucho trabajo, de mucha expectación; es una mezcla de ilusión y de preocupación también. Todavía nos queda, pero tenemos tiempo, estrenamos el 14 de febrero.

¿Qué vamos a ver en "El reencuentro"?
La obra es, fundamentalmente, una comedia, el reencuentro de dos hermanas que hace mucho tiempo que no se ven y que no les queda más remedio que convivir; dos hermanas muy especiales… Una obra con una dosis de humor muy grande. A veces, un poco bestia, también porque los personajes están en un momento muy bestia de su vida. Es una risa que, a veces, se te queda un poco congelada, de las cosas que se dicen y todo lo que pasa entre ellas.

¿Quién eres: la hermana triunfadora o la perdedora?
Hay que ver la función para que cada uno juzgue quién es la ganadora y quién es la perdedora. 

Para ti, ¿qué significa ganar o perder en la vida?
En general, ganar es más o menos llevar las riendas de tu vida, que no se te desboque el caballo o no se te pierda por el camino. Y perder es perderte tú, perderte a ti mismo.

¿Cuáles son los temas de fondo que se plantean en la obra?
La familia, las relaciones familiares, los pasados compartidos, las heridas que no están cerradas y lo que podemos llegar a sufrir cuando estamos viviendo y adaptándonos o intentándonos adaptar a cosas que nos toca vivir. Son dos hermanas que están un poco enloquecidas porque no han sabido superar ciertas heridas o, seguramente, no han sabido cómo hacerlo. A su manera, lo han intentando, pero no lo han conseguido y son víctimas de ellas mismas.

20 años sin hablarse es mucho. ¿Alguna vez te has enfadado tanto con alguien?
No (risas). 

No es la primera vez que Amparo y tú sois hermanas en la ficción. ¿Cuándo nació esta amistad?
La primera vez que trabajamos juntas y que nos conocimos fue en Periodistas hace un montón de años. Llevaba muy poquito tiempo en Madrid y aunque había trabajado ya bastante en teatro, Periodistas fue la serie con la que aprendí a hacer televisión. Nuestros personajes eran muy amigas. Volvimos a coincidir muchos años después en la obra de teatro Hermanas, gracias a la cual compartimos mucho escenario. Amparo me dice que ella quería repetir conmigo desde entonces. Es verdad que compartir escenario día a día une o desune, y nos unió mucho.

¿Siempre has estado segura de que querías ser actriz o en alguna ocasión te han asaltado las dudas?
No, no tengo dudas. Es muy vocacional y, como todas las vocaciones, un poco misterioso. Tampoco sé hacer otra cosa y no me veo haciendo otra cosa. Me gusta mucho actuar. No podría cambiar de oficio, me costaría mucho.

¿Qué encuentras en el escenario?
Para mí, es un espacio de libertad. Durante hora y media no tienes que ser tú, vives otra realidad, otra vida, estás jugando, interactuando con tus compañeros, comunicándote con el público, que es precioso y me llena muchísimo. Luego, como todos los tímidos, pues preferimos comunicarnos así, porque encima del escenario estás protegido detrás de tu personaje.

¿Hace falta mucha formación para actuar?
Hace falta estar siempre en modo aprendizaje, porque el escenario es un lugar muy exigente y estás muy expuesto. Necesitas tener formada la voz, conocer el espacio…

En tus primeros años fuiste actriz de doblaje…
Sí, durante diez años. Fue una manera de irme metiendo en el mundillo y me vino muy bien, para escucharme, para aprender a hablar, para conocer mi voz… la verdad es que aprendí mucho.

¿Cuál fue el primer papel que hiciste?
De angelito en una función de Navidad en el colegio con cuatro años. Después, con 12 o 13 años, empecé a hacer teatro aficionado y lo primero que hice fue una obra de Carlos Arniches. Profesionalmente, digamos que ya me pagaron por actuar (risas), fue en el Centro Dramático Gallego, de la mano de Mario Gas en la función "El playboy de Occidente".

Tienes una carrera muy equilibrada en cine, teatro y televisión. Se puede decir que, en este aspecto, ¿has triunfado?
Los términos triunfo y fracaso me dan un poco de repelús. Tenía un sueño y era poder vivir de mi profesión y, a día de hoy, lo he conseguido y bien. Ése es el triunfo. Más allá de eso, sé que esto es una “carrera de fondo”. Hay momentos muy bonitos, que te pasan cosas y disfrutas mucho, y hay otros momentos que crees que ya no te van a llamar más. Todos los actores decimos lo mismo, se trata de poder sobrevivir, de estar ahí, que cuenten contigo, ya sea en cine, teatro o televisión. Me siento una privilegiada por estar trabajando, y cruzo los dedos para que siga así hasta bien mayor.

Por Esther Eugenio
 


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

Artículos relacionados

Emilio González - 02/11/2017

Concha Velasco - 10/10/2017

José Manuel Soto - 01/08/2017

1 2 3 4 5 » ... 13






rollover css e imágenes

Escuchar último programa