Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 11 de Julio 2011


Margarita Salas: “Mi trabajo es lo que me mantiene activa”


Margarita Salas ha pasado de ser una “científica invisible” a convertirse en emblema de la mujer científica española. Su tesón y dedicación al trabajo, valores que aprendió de un premio Nobel como Severo Ochoa, con el que trabajó codo con codo, le han servido de cimientos para ganarse un merecido lugar en el campo de la biología molecular. Ahora “la han jubilado”, pero ella sigue trabajando como siempre. Una agenda repleta de comisiones, reuniones, trabajos científicos por corregir y citas en el laboratorio, lo atestiguan. Es por eso que el Grupo Senda no ha dudado en galardonarla con el Premio SENDA al Mayor Activo.


Margarita Salas: “Mi trabajo es lo que me mantiene activa”

¿Qué supone para usted recibir un premio como éste, quizá algo distinto a los reconocimientos que tiene en su haber?
Es un premio muy entrañable. Y para mí, muy importante porque premia el trabajo de una persona que ya está jubilada y que se empeña en trabajar más y más. Pienso que el trabajo de las personas jubiladas debería estar mejor valorado.

En realidad, la palabra jubilación no tiene cabida en su vida.
Así es. A mí me han jubilado, pero sigo trabajando al mismo ritmo que hace 20 o 30 años.

¿Cómo es el día a día de Margarita Salas?
Llego al laboratorio a las diez de la mañana (para evitar la hora punta), organizo las actividades con mi secretaria, contesto los email que me llegan, atiendo las llamadas que pueda tener, corrijo trabajos pendientes de publicación, hablo con mis colaboradores para ver cómo llevan los experimentos y sobre las ocho de la tarde me marcho a casa. El jueves es algo más ajetreado porque tengo comisiones en la Real Academia Española. Aún así aprovecho la hora de comer para acercarme al laboratorio.

¿Y en sus ratos libres?
Mi trabajo es mi vida, es lo que me mantiene activa.

¿Su profesión ha sido vocacional?
Siempre digo que la vocación no nace, se hace. Es decir, no nací con la vocación de dedicarme a la bioquímica. Estudié Químicas y cuando comencé no sabía cuál iba a ser mi futuro. Pero tuve la suerte de conocer a Severo Ochoa en un momento determinado. Este hecho fue crucial en mi carrera porque fue Severo Ochoa quien me orientó hacia la bioquímica y luego a la biología molecular. A partir de ahí, te das cuenta que te va apasionando lo que haces y la vocación se va haciendo.

¿Cómo ha sido su carrera profesional?
No ha sido fácil. Cuando empecé la tesis doctoral se consideraba que las mujeres no valíamos para la investigación. Realmente, la mujer se encargaba de su familia, su casa, sus hijos... y que una mujer se dedicara a la investigación era algo insólito. Era una especie de científica invisible, porque no se me veía, no se me consideraba. Pero después me marche al laboratorio de Severo Ochoa en Nueva York, y allí sí que fui tratada como persona, independientemente de mi condición de mujer.

¿Cómo resultó la vuelta a España?
Complicada al principio. Volví junto con mi marido, que también era científico. Era la “mujer de”, una expresión típica de entonces ante la cual siempre intentaba revelarme. Mi marido, que era una persona muy generosa y quería que fuera independiente en mi trabajo, dejó el trabajo que habíamos iniciado en España a la vuelta de Estados Unidos y retomó una investigación distinta. Entonces tuve la posibilidad de demostrar a mis colegas científicos si era capaz o no de desarrollar la investigación. El caso es que tuve suerte, trabajé mucho, tuve muy buenos colaboradores, mi marido me apoyó en todo momento y salí adelante. Dejé de ser “la mujer” de para convertirme en Margarita Salas.

Una carrera científica requiere mucho tiempo y dedicación, ¿fue complicado compaginar la vida personal y laboral?
Tuve la suerte de que mi marido era científico también, con lo cual estábamos muy compaginados. Me casé a los 24 años, que era la edad en la que se casaban las mujeres entonces, pero no tuve a mi hija hasta los 37 años, que es más o menos cuando las mujeres tienen hijos ahora. Quisimos desarrollarnos profesionalmente antes de tener familia.


Margarita Salas: “Mi trabajo es lo que me mantiene activa”
Entre sus múltiples dedicaciones saca tiempo para dar conferencias sobre “Mujer y Ciencia”. ¿Cuáles son las cuestiones principales que pone sobre la mesa?
Suelo hablar del papel que la mujer ha jugado en la ciencia a lo largo de la historia, desde los albores de la civilización hasta nuestros días. Asimismo, destaco los casos de mujeres que han tenido un reconocimiento como el premio Nobel. Y después relato mi experiencia científica como mujer investigadora.

¿Cree importante que se reivindique el papel de la mujer en la ciencia?
Ahora mismo, en los laboratorios de investigación hay más mujeres que hombres haciendo su tesis doctoral. Todas ellas van a seguir trabajando en investigación. Siempre digo que en un futuro no muy lejano, y calculo 15 o 20 años como mucho, la mujer ocupará en el mundo científico el puesto que le corresponde, de acuerdo con su capacidad y su trabajo. Sin cuotas. No quiero ningún tipo de discriminación, ni positiva por ni negativa. Las mujeres tenemos que conseguir lo que queremos por méritos propios, no porque se nos dé gratuitamente por el hecho de ser mujeres.

¿Qué papel juega hoy en día la biología molecular?
La biología molecular nació allá por lo años 50 y, durante la segunda mitad del siglo XX, se hicieron grandes avances y descubrimientos básicos fundamentales. Todo esto sirvió para realizar aplicaciones prácticas, que dieron lugar finalmente a la secuenciación del genoma humano, cuya primera secuencia se publicó en el 2000. Esto ha supuesto la posibilidad de diagnosticar enfermedades con objeto de prevenirlas y curarlas, por tanto, se considera un avance muy importante para el bienestar de la población.

¿Qué es fundamental para ser un buen científico?
El investigador tiene que reunir varias cualidades, pero lo primero es tener un gran entusiasmo por la ciencia. Y, por supuesto, se necesita dedicación, paciencia, tesón, rigor y también un tanto de imaginación para saber qué experimentos tienes que hacer, qué conclusiones sacar, etc.

¿Qué diferencias existen entre hacer ciencia antes y ahora?
Antes era más imaginativa, porque había poca técnica y menos dinero, así que tenías que ingeniártelas más para hacer cualquier experimento. Tenías que pensártelo mucho para no desperdiciar materiales. Sin embargo, ahora se cuenta con más presupuesto, quizá se piensen menos los experimentos y, sin duda, hay más técnica. Creo que tuve la suerte de vivir el auge de la Biología Molecular cuando fui al laboratorio de Severo Ochoa en el año 1964. Entonces, estaban describiéndose los nuevos procesos, de la trasferencia del material genético, el control de la expresión del material genético. Viví grandes descubrimientos de entonces y también esta fase más tecnológica y pienso que, debido a los avances tecnológicos, ahora se tiene menos interés desde el punto de vista intelectual.

¿Cómo se maneja con las nuevas tecnologías?
Me voy apañando, pero mi secretaria me ayuda bastante.

¿Le parece importante que los mayores se interesen por acercarse a ellas?
Por supuesto, es importante que todas las personas mayores aprendan a utilizar las nuevas tecnologías porque son útiles y entretenidas. Todos los mayores deberían dar clases de Internet. Aunque también es cierto, que esto conlleva la pérdida de un aspecto bonito de la comunicación, como es escribirse cartas.

Honores y reconocimientos


1994 Premio Rey Jaime I de Investigación

1999 Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal

2005 Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo

2006 Premio a la Excelencia concedido por FEDEPE (Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias)

2008 Título de Embajadora Honoraria de la Marca Española, categoría de Ciencias e Innovación, que falla el Foro de Marcas Renombradas Españolas con el beneplácito del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación

2009 Premio Mujer Líder 2009, concedido por la Fundación Rafael del Pino, Aliter y Merck
2011 Premio SENDA al Mayor Activo


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






rollover css e imágenes

Escuchar último programa