Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 10 de Mayo 2016


Luce unas manos y pies perfectos



Durante el resto del año permanecen algo escondidos, pero con la llegada del buen tiempo es el momento de lucir las manos y los pies, esas partes del cuerpo que la ropa de abrigo han cubierto hasta ahora y a las que no les hemos dedicado el tiempo que merecen. Unas manos cuidadas y unos pies bonitos son importantes en cualquier época del año y a cualquier edad, aunque no siempre les prestemos el tiempo y los mimos que sí les dedicamos, por ejemplo, al pelo y al rostro. Siguiendo unas rutinas muy sencillas a diario, manos y pies estarán bellos y listos para lucir espléndidos. 

Es cierto que el paso del tiempo deja sus marcas en el organismo y en nuestra piel. También en las manos y los pies. Manchas, pérdida de elasticidad, grietas, durezas…, pero también lo es que con los cuidados precisos lucirán espléndidos y saludables. Las manos, mucho más visibles durante todo el año, son nuestra carta de presentación en muchas ocasiones, por lo que es muy importante cuidar su imagen. 

Mantener las manos y las uñas hidratadas es esencial y no es una tarea complicada. Si sueles llevarlas pintadas, el primer paso del ritual necesario es eliminar la laca de uñas. Antes de limarlas, es conveniente ponerlas en remojo al menos unos minutos, en agua templada. Después empuja hacia atrás la cutícula con un palito de naranjo e hidrátala. A la hora de limar las uñas, es importante recordar que debe limarse siempre en la misma dirección y con movimientos suaves, no demasiado fuerte. Si lo deseas, puedes pulir tus uñas con una lima específica para ello con movimientos igualmente suaves. 

En cuanto a la forma de las uñas, cada uno puede elegir la suya, aunque los entendidos en el tema recomiendan las uñas ovaladas para las manos que tienen los dedos más cortos, la forma cuadrada para los dedos más delgados y las uñas redondas para los dedos más rellenitos. 

Tanto en las manos como en los pies, las claves más básicas son sencillas: hidratación y exfoliación, sobre todo en los últimos. En el caso de los pies, a partir de los 50 años, la piel se reseca de forma especial y se vuelve más callosa, de ahí que una de las principales precauciones a tomar es mantener las callosidades a raya, eliminando periódicamente la piel muerta y poniendo un cuidado especial en la hidratación. Ésta debe ser a diario e incluso dos veces cada día para ayudar a que la piel de algunas zonas, como los talones, recobre su vitalidad. 

Por Juani Loro


Nota









rollover css e imágenes

Escuchar último programa