Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 16 de Diciembre 2014


Los beneficios del consumo diario de leche y productos lácteos para controlar el peso en todas las edades



Consumir la cantidad diaria recomendada de leche y productos lácteos, en el marco de una dieta sana y equilibrada, puede ayudar a conseguir un peso corporal saludable a individuos de todas las edades y ser un importante aliado contra los problemas de sobrepeso y obesidad, según la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Manuela Juárez.
 
“Diversos estudios observacionales han demostrado que una alta ingesta de productos lácteos está asociada con índices más bajos de obesidad. Además, está comprobado que un alto consumo de proteínas lácteas reduce la ingesta de alimentos por generar, en el organismo, un aumento de la saciedad. Las dietas con alto contenido en calcio han evidenciado una mayor excreción de grasa”, señala esta experta en alimentación del CSIC.
 
Está demostrado, además, que los niños que consumen un mayor cantidad de calcio, presente sobre todo en la leche y en los productos lácteos, presentan un menor índice de masa corporal (IMC), lo que podría disminuir su riesgo de obesidad en la adolescencia y en la etapa adulta. “Tres porciones de productos lácteos al día, como parte de una dieta equilibrada, pueden ayudar a conseguir un peso corporal saludable en la infancia y en la adolescencia”, recalca.
 
Asimismo, estos alimentos pueden ser un importante aliado de los adultos frente a la báscula, pues las proteínas que aportan contribuyen a aumentar la sensación de saciedad, reduciendo así la ingesta de alimentos. Además, su alto contenido en calcio, nutriente del que aportan el 60 % de la cantidad diaria recomendada, dificulta la acumulación de grasa.
 
“Una elevada ingesta de calcio disminuye las concentraciones de la hormona paratiroidea en el organismo. Esta hormona es responsable, junto con la vitamina D activa, de la tarea de reducir la entrada de calcio al interior de las células. La disminución de calcio dentro de las células puede estimular la lipólisis (proceso de quema grasas) e inhibir la lipogénesis (generación de reservas de grasa), dificultando así la acumulación de grasas”, expone.
 
Existen datos epidemiológicos que demuestran que las personas que realizan un bajo consumo de calcio se exponen a un mayor riesgo de  obesidad, mientras que una adecuada ingesta de este nutriente puede contribuir a reducir su incidencia. “La leche y los productos lácteos pueden ser un excelente aliado para que los individuos con obesidad controlen su peso, ya que las seroproteínas lácteas tienen potencial como ingrediente funcional en individuos con sobrepeso, incluidos niños”, apunta.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter