Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 13 de Julio 2010


Lolita Flores: “La felicidad son pequeños trocitos y ahora mismo estoy en un momento muy feliz de mi vida”


Dolores González Flores, Lolita, está radiante. Y no es para menos. Acaba de estrenar matrimonio, recién llega de su luna de miel y tiene nuevo disco en el mercado, De Lolita a Lola. Un álbum, el primero de su carrera en directo, donde se homenajea a sí misma y a su familia. Para la ocasión, la cantante se ha rodeado de grandes artistas y amigos como Malú, José Mercé, Charo Reina o su hermana Rosario.


Lolita Flores: “La felicidad son pequeños trocitos y ahora mismo estoy en un momento muy feliz de mi vida”
Recién casada y con un álbum homenaje debajo del brazo, Lolita pone el broche de oro a sus 35 años de carrera profesional con De Lolita a Lola. Un trabajo grabado en una actuación en directo celebrada el pasado 18 de marzo, en el Teatro Häagen Dazs Calderón de Madrid, que forma parte de una gira por teatros de toda España en la que le acompañan el recuerdo de los tres pilares de su música. “Tenía muchas ganas de grabar un álbum en directo, así que este disco es un homenaje que me doy a mí misma, por llevar 35 años encima de un escenario, y un tributo a mi padre, a mi madre y a mi hermano”, explica la cantante.
 
Una noche mágica en la que estuvo arropada de grandes voces con las que cantó a dúo, como si de un brindis se tratara, un total de veinte temas, desde Amor, amor a La zarzamora. “En el disco están las canciones más emblemáticas de mi carrera y todos los grandes éxitos de la familia Flores”. De Lolita a Lola es, por tanto, un viaje emocional en el que la artista se enfrenta a melodías que hacía lustros no cantaba y da nuevo brillo a otras más recientes, con la complicidad de Malú, José Merce, Pastora Soler, Charo Reina, Melendi y, por supuesto, su hermana Rosario.
 
Pero este CD+DVD guarda más sorpresas. Y es que gracias a las nuevas tecnologías, Lolita canta cada noche A tu vera con su madre Lola Flores. “Un momento de máxima emoción siempre”, asegura la artista, que para tan señalada función contó, además, con la participación de su hermana Rosario, como no podía ser de otra manera. Asimismo, la cantante rescata en este espectáculo otros éxitos de “La Faraona”, como Un camino de flores o Pena, penita pena, y nos regala una imagen insólita: vestida con peina, mantilla y bata flamenca.
 
Respaldada por una macrobanda de verdadero lujo y mientras en el escenario se proyectan fotografías de ella y su familia, una emocionada Lolita abre el concierto con su ya mítico Amor, amor –“un bombazo desde el cual no he parado”, como ella lo define–. De su padre Antonio González, “El Pescaílla”, creador de la rumba catalana “indiscutiblemente”, ha heredado el pellizco y éxitos tan enormes como Sarandonga o la revisión rumbera del bolero Mía, que canta con especial sentimiento, como cuando recuerda la sentida ¿Ves? o La espina de su hermano Antonio Flores.
 
“¿Cómo se come ser hija de una de las sagas artísticas más importantes de nuestro país? Con cuchara y tenedor. Soy hija de Lola Flores, “La Faraona”, y Antonio González, “El Pescaílla”, desde que nací. He sido famosa toda mi vida, así que no sé lo que es no ser famosa”, responde. Por eso, cree que éste era el mejor momento para rendir un homenaje “a mi gente” y celebrar, de esta manera, su cumpleaños profesional rodeada de Flores y grandes amigos, “aunque me hubiera gustado que el concierto fuera más largo y haber cantado con más artistas”.
 
Un espectáculo, ahora convertido en disco, en el que no falta tampoco un recuerdo a su momento más dulce como actriz, cuando en el año 2002 ganó el Goya a la mejor actriz revelación por su interpretación de Chelo Zamora, una cantante de cuarta fila, en la película Rencor, de Miguel Albaladejo. Una experiencia que le encantaría repetir, “pero me llegan muy poquitas cosas. No sé a qué se debe”, cuenta Lolita.
 
No obstante, la artista está pletórica. Pasa por uno de sus mejores momentos profesional y personal, y eso se nota. “La felicidad son pequeños trocitos y ahora mismo estoy en un momento muy feliz de mi vida”, concluye. Así que sólo pide: “Salud, que la gente venga a verme y que me compren el disco. Les va a gustar”.

Lolita Flores: “La felicidad son pequeños trocitos y ahora mismo estoy en un momento muy feliz de mi vida”
Un disco con colaboraciones de lujo 

  • Amor, amor: canción compuesta por Paco Cepero, que supuso uno de los debuts más clamorosos de la historia de la música en español.
  • Qué será de mí: escrita por su primo Ruiz Venegas, la persona que descubrió que había nacido para subirse a los escenarios.
  • Estúpido: éxito que en 1985 hizo callar a algunos que daban por acabada a Lolita y que interpreta con Malú.
  • Lo voy a dividir: clásico que le consagró en toda Latinoamérica.
  • El Lerele: José Mercé es el encargado de acercar más al flamenco, si cabe, este tema que, en 1942, se convirtió en la llave del éxito de una jovencísima Lola Flores.
  • Limosna de amores: junto a Pastora Soler, una de las voces que hace que la copla siga sin tener fecha de caducidad.
  • Pena, penita pena: Charo Reina y Lolita Flores brindan a Juanita Reina y Lola Flores esta canción.
  • Alba: Lolita y Antonio Carmona cantan la letra que su hermano Antonio Flores compuso cuando nació su hija Alba.
  • Arriba los corazones: Melendi, fan acérrimo de Antonio Flores y uno de los mayores representantes de ese flamenco pop del que Lolita fue pionera, interpreta este tema.

Lolita Flores: “La felicidad son pequeños trocitos y ahora mismo estoy en un momento muy feliz de mi vida”
Artista desde la cuna, sin querer

Nací el 6 de mayo de 1958, en el barrio madrileño de Chamberí y fui la primera hija de Lola Flores, “La Faraona”, y Antonio González, “El Pescaílla”. Para mi orgullo, ella es hoy una figura inconmesurable, llena de luz, energía, amor, y de arte, claro. Él fue un excelente músico, el inventor de la rumba catalana y un padre excepcional. Eso explica el sentido de nuestra familia, la unidad y la pasión heredada por el arte. Mis hermanos Antonio y Rosario crecieron igualmente en ese entorno de música, lealtad y amor.
 
De niña no quería ser artista. Junto a mi madre recorrí escenarios de toda España y América, y a la temprana edad de cuatro años actúe con ella en la película La gitana y el charro, en Guatemala. Mi vocación musical empezó a forjarse junto a mi padre, tocando la guitarra en las fiestas que mi madre hacía en casa. Recién cumplidos los 17, de la mano de Tomás Muñoz, productor de CBS, grabé mi primer disco, Amor, amor, cuyo tema principal fue escrito por Paco Cepero para Los Marismeños.
 
Fue así mi entrada en el universo discográfico. Luego popularicé otros temas y saldrían a la venta nuevos discos: Abrázame, Mi carta, Espérame, Seguir soñando, Águila real, Para volver... América sería, junto a mi país, un destino fundamental para mi obra. Por esa época hice cine, televisión e, incluso, radio, cosa que mucha gente no sabe: colaboré en una emisora de Marbella dando los acontecimientos sociales.
 
En el 83, a los 25 años, contraje matrimonio con Guillermo Furiase. En 1988, después de esperarla mucho, nació mi hija Elena, y en 1993 llegaría Guillermo. Mis hijos son mi gran alegría, mi mejor obra, mi mayor éxito, mi vida entera.
 
Golpes duros como la muerte de mis padres y mi hermano en los noventa me han hecho más fuerte ante la vida y he conseguido sedimentar emociones que luego se han traducido en mi música. Hoy en día, todo eso refleja cómo vivo, en lo que creo y lo que siento.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa