Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Viernes, 6 de Julio 2012


Lo perfecto de lo imperfecto



Lo perfecto de lo imperfecto
Son incontables las personas que se agobian constantemente por buscar la perfección en todo lo que hacen. Su ansiedad y su preocupación son muchas veces la consecuencia directa de este afán, no pocas veces se convierte en verdadero conflicto interior.

He estudiado a conciencia a las personas que se afanan por ser las más perfectas en todo y su problema está en que se olvidan de que son humanas, y humano e imperfecto son sinónimos. Claro que tenemos que procurar hacer las cosas lo mejor que podamos, pero sin que este objetivo se convierta en observación. Por eso, he descubierto que “lo perfecto” a nivel humano es aceptarnos tal como somos, incluidos todos nuestros defectos y limitaciones. Así vivimos con más paz con nosotros mismos.

Saber convivir, sin desasosegarnos, con las normales limitaciones, carencias y flaquezas humanas que tenemos, es ya un tipo de perfección, un logro importante. El secreto está en centrar la lupa de nuestra mente en lo mejor de nosotros mismos, en nuestros valores y méritos, en nuestras cualidades. Obrando así, como por arte de magia, veremos que se van corrigiendo la mayoría de nuestros defectos. Hacer las cosas bien, sin obsesionarnos por la perfección y que nadie nos supere, pretendiendo ser la mejor, es buena medida.

Durante años, he venido comprobando que aquellos padres, profesores y educadores que han subrayado y destacado los defectos, los errores y los fallos de los educandos, no han logrado mejores objetivos que aquellos que han centrado toda la atención en sus mejores cualidades, esfuerzos y méritos por pequeños que fueran. El nivel de autoestima, entusiasmo por superarse y ganas de esforzarse, era siempre superior en los jóvenes a los que se les recordaba que podían mejorar, porque tenían cualidades que así lo confirmaban.

Por eso, insisto en mi tesis de que “lo perfecto es aceptar lo imperfecto”, pero sin obsesionarse por nuestras imperfecciones. Cuando no nos paraliza la ansiedad y el agobio de tener que ser perfectos, nos acercamos más y mejor a aquello que llamamos perfección. Además, sentimos una gran paz y tranquilidad al no tener que estar toda la vida luchando por superar a cualquier ser súper maravilloso a quien tengamos que enfrentarnos.

Ser la persona mejor que podamos ser, a pesar de nuestras carencias y limitaciones, ya es una estupenda “perfección” a nivel humano. La perfección, la santidad suma, la sabiduría total, la bondad sin límites, es propio de los dioses que, por serlo, son la perfección en todo. Los demás, por ser humanos, ya hacemos bastante siendo las mejores personas que podamos ser.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter