Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Sábado, 4 de Septiembre 2010


Limpieza y mantenimiento del ordenador


Es importante mantener buenos hábitos de limpieza con nuestro equipo, como hacemos con la casa o el coche. Los ordenadores no sólo requieren un mantenimiento técnico, también necesitan permanecer limpios y acondicionados para un rendimiento óptimo.


Limpieza y mantenimiento del ordenador
Los ordenadores de sobremesa, y en menor medida los portátiles, necesitan de un mantenimiento tradicional basado en la limpieza de sus componentes y periféricos que les permitan mantener un buen rendimiento y evitar futuros problemas. No basta con limpiar el ordenador por fuera, ya que resultaría como barrer el suelo de una habitación: se pueden tener limpias aquellas zonas que están a la vista, pero si se mira debajo de la cama o se mueve un mueble, es posible que encontremos una acumulación de polvo y pelusas de dimensiones considerables. En el caso de los ordenadores, el polvo puede provocar daños en su funcionamiento, especialmente en los meses con temperaturas más altas cuando los equipos sufren de sobrecalentamiento.

Pasar la ITV al ordenador
El primer paso antes de abrir el ordenador es desconectarlo de la red eléctrica y esperar unos cinco minutos para que se descargue la electricidad estática acumulada en el equipo. De este modo, podremos trabajar sin correr ningún peligro.

El segundo paso es abrirlo. La mayoría de los ordenadores de sobremesa cuentan con tornillos para abrir la torre. Se trata simplemente de desatornillar y guardar los tornillos. A la vista quedará una de las paredes o incluso la totalidad de la carcasa.

El tercer paso es el más importante: la limpieza. Seguramente, si es la primera vez que se abre el ordenador o ha pasado mucho tiempo desde la última vez que se limpió, el polvo estará presente en todos los componentes del ordenador. Debemos evitar utilizar un trapo o similar para atrapar el polvo. El ordenador cuenta en su interior con pequeñas piezas que dificultan la limpieza y ésta tiene que ser en todo momento minuciosa, por lo que hay que tener mucho cuidado.

Para limpiar el ordenador se utilizan diversas técnicas, pero es recomendable empezar siempre desde la parte superior a la inferior. Por ejemplo, para atrapar las pelusas podemos usar un pincel pequeño o una brocha de maquillaje. Un plumero de pequeñas dimensiones sería lo ideal. Una vez las pelusas y el polvo quede concentrado en algún rincón del habitáculo, podremos retirarlo con una pequeña aspiradora. Es muy importante que los ventiladores no resulten obstruidos y deberán ser limpiados meticulosamente. Si poseemos una pequeña pistola de aire a presión, sólo la utilizaremos después de haber retirado la mayoría del polvo, ya que si lo hacemos al principio, la suciedad se dispersará y volverá a adherirse a los componentes.

Por lo general, las piezas internas del ordenador trabajan a temperaturas que pueden alcanzar hasta los 100 grados centígrados. El calor extremo disminuye considerablemente la vida útil de los componentes, y es por esto que, en ocasiones, el ordenador se reinicia sin motivo o los programas dejan de funcionar.

Limpieza y mantenimiento del ordenador
Consejos fundamentales

Los ventiladores internos refrescan los componentes y generan corrientes de aire para enfriar y mantener una temperatura óptima de operación. Resulta crucial para alargar la vida de un ordenador que la caja permanezca en un lugar ventilado, donde el aire circule con frecuencia. Aunque parezca extraño, se deben evitar los muebles de escritorio con fondo, ya que "ahogan" el flujo de aire de los ventiladores.

Las esquinas de las habitaciones suelen acumular la mayor parte del polvo y si colocamos el ordenador frente a una pared, éste no podrá canalizar el flujo de aire y expulsar el polvo, por lo que la suciedad volverá a entrar de nuevo.

En el caso de los ordenadores portátiles, se recomienda llevarlos a revisar a lugares especializados. Estos modelos también acumulan polvo y generan una gran cantidad de calor que necesita ser disipado. Si no se limpian con frecuencia, el polvo impedirá que los componentes se enfríen y con el tiempo se deteriorarán. Para estos casos existen unas determinadas bases de refrigeración por aire, que ayudan a mantener los portátiles en su temperatura óptima.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa