Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 2 de Octubre 2014


Limpia bien la piel para lucir radiante


La piel del rostro necesita unos cuidados muy concretos para lucir en toda su plenitud. Dentro de esos cuidados el primer paso, esencial e imprescindible, es la limpieza que ha de realizarse al menos dos veces al día (mañana y noche). Así, con unos gestos sencillos, conseguiremos eliminar la suciedad y además tonificar e hidratar la piel.


Limpieza, tonificación e hidratación son las tres reglas básicas que asegura un cutis saludable y cuidado. Unas reglas que hay que interiorizar y repetir cual mantra positivo para que, a diario, nuestra piel reciba todos los cuidados que se merece. En esa rutina el primer paso es la limpieza y no en vano este gesto es para muchos el mandamiento obligatorio del que parte el cuidado facial.
 
Eliminar las toxinas y la suciedad que nuestro rostro acumula a diario es vital para que la piel esté sana y radiante. En este proceso es muy importante conocer cuál es nuestro tipo de piel para poder darle el tratamiento adecuado.
 
El primer paso a dar es, si hemos utilizado maquillaje, usar un buen producto para desmaquillarnos. El mercado pone a nuestra disposición una gran variedad de ellos: toallitas, aceites, leches o cremas, que utilizaremos realizando suaves movimientos circulares sobre el rostro y retirando después con la ayuda de un algodón.
 
Después, con un limpiador, repetiremos la acción. Lo aplicaremos con movimientos circulares y masajeando la piel, pero con mucho cuidado con la zona de los ojos. Para retirarlo, lavamos la cara con agua y secamos con una toalla. Como los poros han quedado abiertos, es el momento de utilizar el tónico más apropiado para cada uno. Además, nos ayudará a que la piel se refresque y se reafirme. Aplícalo con un algodón y no lo seques.
 
Por último, el cutis necesita hidratarse con una crema que hemos de extender por el rostro y el cuello con cuidado y masajeando toda la zona hasta que se absorba perfectamente. Ésta ha de ser la rutina diaria para que la piel esté limpia y cuidada. Pero, periódicamente (una o dos veces por semana), se recomienda utilizar también una mascarilla con la que exfoliar la piel y librarla de las células muertas que tapan los poros. Estos productos no sólo limpian la dermis, también ayudan a regenerar las células. Elige la que más se adecúe a tus necesidades.


Por Juani Loro


Nota









rollover css e imágenes

Escuchar último programa