Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 20 de Marzo 2018


Lentes de contacto para corregir problemas de visión



En torno al 7,4 % de la población de entre 12 y 65 años usa lentes de contacto, según los últimos datos del Libro Blanco de la Visión en España, o lo que es lo mismo, unos 2,5 millones de personas utilizan este método de compensación visual en nuestro país. Una de las ventajas de usar lentillas es que proporcionan un mayor campo de visión. No obstante, conviene recordar que antes de comprar unas lentillas es fundamental acudir al óptico-optometrista para que nos haga un completo examen visual.
 
El óptico-optometrista no sólo es capaz de determinar si padecemos algún defecto refractivo, como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, sino que además puede observar indicios de posibles patologías que afectan a nuestra salud ocular, como el glaucoma, las cataratas y enfermedades retinianas como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) o la retinopatía diabética, que pueden provocar en muchos casos una pérdida irreversible de la visión.
 
Para determinar qué tipo de lentes son las idóneas para ti, el óptico-optometrista requerirá hacer una serie de exámenes adicionales al examen optométrico convencional. Dependiendo de las dioptrías que tengas, la medida de los radios de los ojos, la cantidad y calidad de tu lágrima y el uso que vayas a hacer de las lentes, el óptico-optometrista te recomendará un tipo u otro. Se pueden llevar lentillas para astigmatismo, miopía, hipermetropía y presbicia.
 
Si nunca has usado lentes de contacto, probablemente no estés familiarizado con aspectos como los materiales o las modalidades disponibles. Como explican desde el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, existen lentes de contacto blandas o rígidas. Las lentillas blandas, más fáciles de adaptar, pueden ser a su vez desechables de reemplazo diario, reutilizables (normalmente durante un mes) o de uso prolongado. Las lentillas rígidas, más pequeñas y consistentes que las blandas, se utilizan para corregir ciertos problemas visuales, como los errores refractivos que requieren potencias cilíndricas o esféricas altas, y se pueden usar durante un periodo que suele oscilar entre los seis meses y los dos años.
 
Al igual que ocurre con las gafas progresivas, también existen las lentes bifocales, que incluyen dos prescripciones en la misma lente: una para la visión de lejos y otra para la visión de cerca, mientras que las multifocales cuentan con un espectro de potencias en cada lente que permite ver bien a todas las distancias. Ambas modalidades están disponibles en materiales blandos y permeables a los gases (rígidas). Este tipo de lentillas están indicadas, especialmente, en personas con presbicia que requieran una buena visión de lejos y de cerca.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa