Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES
 



Martes, 12 de Junio 2012


La depresión, la ansiedad y los trastornos del sueño han aumentado entre un 20 y un 40% por la crisis


Las crisis económicas suelen ir acompañadas de un mayor nivel de estrés para gran parte de los ciudadanos. Según señala el doctor Miguel Lázaro, psiquiatra del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Son Espases, “es muy importante remarcar los aspectos psicosociales implícitos en la crisis que estamos viviendo, tanto a nivel individual como colectivo. Es una crisis psicosocial compleja, de largo recorrido y de difícil abordaje”.


La depresión, la ansiedad y los trastornos del sueño han aumentado entre un 20 y un 40% por la crisis
La depresión, la ansiedad y los trastornos del sueño han aumentado entre un 20 y un 40% por la crisis
Tanto es así que algunos estudios recientes hablan de que la patología depresiva, la ansiedad, el abuso del alcohol, los trastornos del sueño y la patología psicosomática han aumentando entre un 20 y un 40% durante los últimos años, debido al crecimiento del estrés negativo, “el principal depredador del cerebro”.

“Es un estrés acumulativo que poco a poco va desgastando los mecanismos cerebrales adaptativos y que, según la idiosincrasia y el contexto de cada individuo, va a provocar un aumento de los trastornos de ansiedad y de otro tipo de patologías psiquiátricas”, afirma el doctor Miguel Lázaro.

La falta de trabajo es uno de los principales factores que hacen aumentar el estrés y la ansiedad en tiempos de crisis. Por eso, el doctor Miguel Lázaro insiste en que “el trabajo es algo más que un salario; es autoestima, independencia, autonomía y pertenencia social, que son variables psicológicas que se van a ver alteradas cuando uno lo pierde”.

Igualmente, para quien tiene trabajo, la inestabilidad y la sobrecarga laboral se convierten en factores de riesgo si están predispuestas genética o biológicamente, con antecedentes psiquiátricos previos y con escaso apoyo social.

Este mayor nivel de estrés se manifiesta de manera muy distinta según la persona: pueden ser síntomas cardiovasculares, respiratorios, gastrointestinales, sexuales, neuromusculares y neurovegetativos (como sequedad en la boca, sudoración, zumbido de oídos, mareos, etc.).

Asimismo, entre los síntomas somáticos son frecuentes las cefaleas de tensión y todo tipo de dolores, ya que están provocados por una activación anómala de los circuitos cerebrales de la ansiedad y por reacciones de tipo hormonal.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.




Lo más visto

rollover css e imágenes

Escuchar último programa