Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES
 



Martes, 10 de Enero 2012


La SEGG advierte del peligro de desnutrición de los mayores que viven solos



La SEGG advierte del peligro de desnutrición de los mayores que viven solos
La crisis económica, la soledad, algunos problemas de salud, la falta de apetito y la pereza por cocinar para uno solo hace que las personas mayores que viven solas en sus hogares estén entrando en riesgo de desnutrición, ya que, según asegura la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), cerca de un 20% de los mayores que viven solos en sus domicilios ingiere menos de 1.000 kilocalorías diarias.

Y es que esta cifra resulta insuficiente para una persona mayor que “debería ingerir unas 2.100 kilocalorías diarias, que llegarían a 2.500 o más según su situación de salud y/o actividad física”, afirma el doctor Federico Cuesta, geriatra del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Como asegura el doctor Cuesta, “las calorías recomendadas dependen de la situación de salud de la persona mayor y del peso y, en general, se consideran necesarias unas 25-35 kilocalorías por kilo de peso y día. Estos cálculos aumentarían según el grado de actividad física y en situaciones de enfermedad”.

Las razones por las que las personas mayores comen menos de lo que necesitan son múltiples, como la pérdida de piezas dentarias, la dificultad para tragar, la ingesta de fármacos o la pérdida de apetito.

Soluciones
Para solventar los inconvenientes que trae consigo el paso del tiempo en la alimentación del mayor, la SEGG recuerda que se debe revisar la cavidad oral de los mayores y corregir la pérdida de piezas dentarias para facilitar la deglución. Asimismo, es útil realizar una limpieza adecuada, lo que facilita la percepción de los sabores y minimiza los riesgos de infección.

Por otra parte, modificar la consistencia del alimento o emplear agua gelificada y espesantes para minimizar las posibilidades de aspiración y mantener un estado de hidratación adecuado, resultan medidas eficaces para mejorar la dificultad al tragar.

En cuanto a la pérdida de apetito, fraccionar la dieta resulta una estrategia beneficiosa para mejorar la ingesta.

Respecto a los alimentos, la SEGG recomienda el consumo de:

- Carnes preparadas de forma que se facilite su masticación (por ejemplo, albóndigas).
- Pescados al vapor, cocidos o a la plancha sin espinas.
- Legumbres en forma de puré o tamizadas.
- Preparación de zumos que mejoran la hidratación.
- Dos litros de agua al día.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa