Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 4 de Octubre 2011


Kinect: puerta de acceso de los mayores a la sociedad digital



Kinect: puerta de acceso de los mayores a la sociedad digital
De acuerdo con los últimos datos estadísticos publicados por diferentes organismos, sólo el 6,75% de las personas que tienen 65 años o más utilizan Internet de forma habitual, es decir 540.000 mayores. Este dato sube al 8% si hablamos de mayores de 55 años, lo que se traduce en 2.150.000 personas. Como vemos, estos ratios están muy alejados de la media poblacional de internautas en España que, en la actualidad, es del 77%, es decir, más de 27 millones de personas.

La primera conclusión que se saca de esta información es que más de 5.600.000 mayores de 65 años o más de 7.100.000, si tomamos como referencia los mayores a partir de 55 años, no disfrutan de todos los beneficios que, en términos de aumento de calidad de vida, les podría aportar su incorporación a la sociedad digital. Simultáneamente a la pérdida de estos beneficios no disfrutados, está la oportunidad no aprovechada en beneficio de toda la sociedad, y no sólo de nuestros mayores, que significaría contar con entre cinco y siete millones más de ciudadanos digitales. Acabo de referirme al concepto de calidad de vida unido al hecho de que la incorporación a la sociedad digital puede aumentarla.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Calidad de vida es la percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, sus expectativas, sus normas y sus inquietudes. Se trata de un concepto muy amplio que está influido de modo complejo por la salud física del sujeto, su estado psicológico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales, así como su relación con los elementos esenciales de su entorno”. Esta definición me gustaría complementarla con la que la misma OMS hace de la salud: “Un completo estado de bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o incapacidad”.

Y es aquí, teniendo en cuenta estas dos definiciones, donde Kinect, el dispositivo creado por Microsoft para utilizar con la Xbox 360, cobra todo el protagonismo como la solución más innovadora para mejorar la calidad de vida de los mayores, puesto que les facilita su plena incorporación a la sociedad digital en la que están inmersos, lo quieran o no; y, además, lo hace de la forma más fácil y accesible. Kinect se convierte en la mejor puerta de acceso a la sociedad de la información, la comunicación y el conocimiento por parte de los mayores y, también a esa relación con los elementos esenciales de su entorno a los que se refiere la OMS cuando define la calidad de vida. ¿Y por qué facilita su plena incorporación a la sociedad digital? ¿Y por qué de la forma más fácil y accesible?

Kinect: puerta de acceso de los mayores a la sociedad digital
La respuesta a la primera pregunta es porque a través del dispositivo Kinect los mayores pueden acceder fácilmente a las redes sociales, sin necesidad de tener que hacerlo obligatoriamente a través de un PC/portátil/tablet/smartphone; con Kinect pueden realizar una videoconferencia con sus nietos, hijos, amigos y, muy pronto, además, a través de Skype (con lo que eso significa de ventajas, como lo saben quienes ya lo utilizan en el ordenador). Asimismo, pueden ser telemonitorizados vía sistema de teleasistencia, descargarse películas y música y, por supuesto, jugar con los videojuegos, tanto de forma individual como en familia o con amigos en casa, pero también con quienes quieran a través de Internet.

En cuanto a la respuesta a la segunda pregunta, decía que es la forma más fácil y accesible, puesto que Microsoft ha eliminado el tradicional mando para usar los videojuegos, que era la principal barrera para los mayores. Ahora el propio cuerpo del jugador se convierte en el mando para jugar gracias a Kinect, que capta sus movimientos y permite que su imagen interactúe en la pantalla de la televisión con los personajes y elementos del videojuego, ya sean clases de taichi, baile, fitness, juegos de aventuras, estimulación cognitiva, aplicaciones de salud, etc. Además, responde a la voz, de forma que la interacción también puede ser verbal.

Pero no perdamos de vista que jugar con los videojuegos es sólo una función más de Kinect, ya que este dispositivo tecnológico de última generación integra muchas más opciones. Gracias a esta solución tecnológica amigable, los mayores experimentan un aumento muy importante en su autoestima, al comprobar que pueden comunicarse con su entorno. Esto les aporta mucho bienestar, les hace sentirse “vivos” y contribuye notablemente a aumentar su vitalidad, tanto física como mental.

El que los mayores se desenvuelvan de forma normal en la sociedad digital incluso actúa como elemento preventivo de la dependencia. Un mayor que disfruta de un envejecimiento activo y saludable, participativo con su entorno, visita mucho menos el médico y retrasa su estado de dependencia o, lo que es lo mismo, alarga su juventud acumulada. Un hecho que, a su vez, se traduce en un elevado ahorro de importantes gastos sociosanitarios, otro beneficio adicional que genera el uso de las nuevas tecnologías por parte de los mayores.
Entrando ya en materia de los beneficios para toda la sociedad, si conseguimos la normalización en el uso de las nuevas tecnologías por parte de este amplio colectivo, quiero añadir la importante generación de riqueza que se puede originar. Y es que la puesta en marcha de iniciativas destinadas a transformar en ciudadanos digitales a esos millones de mayores que aún no lo son, generaría decenas de miles de puestos de trabajo, de alta y media cualificación, con el consiguiente incremento de las cotizaciones a la Seguridad Social y de los impuestos de sociedades de las empresas tecnológicas y auxiliares, que tendrían que aumentar sus contrataciones para atender el sustancial crecimiento de la demanda.

Estos serían los “beneficios para todos”, amén de la tan necesaria y urgente creación de puestos de trabajo que, al pertenecer al sector tecnológico, estarían en la línea de la economía del conocimiento que se está imponiendo en los países desarrollados y cuyo tren no podemos permitirnos el lujo de perder. Atendiendo a lo cual, las empresas españolas podrían desarrollar aplicaciones en torno a la tecnología Kinect porque, como vemos, beneficios para los mayores equivale a beneficios para todos.

¿A qué estamos esperando?



Luis Castillo
Consultor Proyectos TecnoSociales

Nota




1.Publicado por carlos el 09/03/2014 07:45
Me gustaría ver esta plataforma pues me parece muy interesante y lo que no se es cuanto cuesta

Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






rollover css e imágenes

Escuchar último programa