Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 12 de Diciembre 2011


Homeopatía, terapia natural útil para numerosas patologías


Alergia, asma, estrés, ansiedad, problemas dermatológicos e, incluso, EPOC son algunas de las enfermedades que pueden tratarse con homeopatía. Esta medicina natural es cada vez más conocida y empleada y tiene como objetivo principal que el organismo se cure con sus propios recursos. Puesto que carece de efectos adversos, se recomiendan a cualquier paciente sin miedo a que interactúe con otros medicamentos.


Homeopatía, terapia natural útil para numerosas patologías
La homeopatía es un método terapéutico natural para la prevención, alivio o curación de enfermedades, utilizando productos homeopáticos en forma de cápsulas, gránulos o cremas que se obtienen de vegetales, animales o minerales. Para su elaboración se usan dosis mínimas de aquellas sustancias que, en individuos sanos, y con cantidades mayores, pueden provocar dolencias similares a las que se pretenden curar. No en vano su filosofía es la de "tratar lo similar con los similar".
 
Su acción es parecida a una vacuna. De este modo, combate de manera natural la enfermedad, reforzando el sistema de defensas del individuo. Asimismo, cuenta con ventajas importantes, como la tolerabilidad y seguridad, lo que favorece su recomendación para todos los públicos, incluidos niños, embarazadas y personas mayores.
 
Es cada vez más empleada en la consulta de atención primaria y se está convirtiendo en otra herramienta dentro de las posibilidades terapéuticas que tiene el médico. Así lo asegura el responsable del Servicio de Urgencias de Atención Primaria Puente San Miguel (Cantabria), Carlos León: "La seguridad en su uso, la eficacia y la ausencia en general de efectos secundarios hacen que aumente la demanda de los medicamentos homeopáticos por parte del enfermo y que se incremente la indicación por parte de los profesionales de la medicina".
 
Aplicaciones más eficaces
Aunque la homeopatía puede utilizarse en cualquier tipo de afección, sus indicaciones más frecuentes son en el tratamiento de trastornos crónicos, con la finalidad de reducir la cantidad de medicamentos que habitualmente requieren estos pacientes, y en las enfermedades agudas, donde tiene resultados inmediatos. Respecto a las patologías, las más habituales son las respiratorias, dermatológicas, alérgicas y la prevención de procesos víricos, sobre todo en las estaciones de frío.
 
Los más usados en consulta son los medicamentos homeopáticos para tratar la alergia ya que presentan ventajas respecto a los fármacos convencionales al no tener los efectos secundarios de los corticoides o los antihistamínicos. De este modo lo explica el especialista en Alergología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Roberto Pelta: "Su uso más frecuente es para rinoconjuntivitis alérgica y patologías cutáneas, como eccemas o urticaria, ya que no provoca efectos adversos del tipo de sedación, sequedad de boca o retención urinaria en pacientes con patología prostática que pueden venir derivados del uso de antihistamínicos". 
 
Otra de sus virtudes es que, además de controlar los síntomas, actúan como preventivos, por lo que en la mayoría de los casos permiten adelantarse a la etapa de polinización y a la aparición de síntomas. Asimismo, al ser un tratamiento individualizado y adaptado a cada paciente, se puede abordar la forma en la que cada persona reacciona al alérgeno (si tiene más estornudos a una determinada hora del día; si la destilación acuosa nasal provoca una irritación de las ventanas nasales o no las causa; si, además del picor de ojos, el lagrimeo que lo acompaña es ardiente o, por el contrario, no irritante...) reduciendo, e incluso evitando, la reacción alérgica.
 
La homeopatía también es un arma útil en el tratamiento del estrés, la ansiedad y sus manifestaciones clínicas. En este caso, los compuestos homeopáticos controlan el nerviosismo diurno y mejorar el descanso nocturno, sin producir dependencia ni efectos secundarios sobre la vigilia. Por lo que las personas se encuentran más animadas y enérgicas.
 
Por otra parte, se ha comprobado su papel en el tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), tan preocupante en la sociedad y que se caracteriza por síntomas como tos, expectoración, ahogos o pitidos. Los medicamentos homeopáticos pueden ayudar a prevenir y tratar las complicaciones, a disminuir las reagudizaciones, a aliviar los síntomas y a aumentar la tolerancia al ejercicio y, por lo tanto, a mejorar la salud en general y la calidad de vida del paciente. 
 
Asimismo, como no presentan contraindicaciones, ni efectos adversos relevantes relacionados con la toma del medicamento, ni interacciones medicamentosas, pueden complementar los tratamientos habituales para conseguir remisiones más rápidas y completas de los síntomas.
 
Esta medicina alternativa, también puede ser una opción de gran utilidad en muchas de las patologías geriátricas, con la ventaja de que en general, esta terapéutica es compatible con cualquier otro tipo de tratamientos que el paciente pueda necesitar.
 
Además, para prevenir y llegar a la vejez con un buen estado de salud físico, el médico homeópata puede estudiar el estado de salud completo del paciente, determinando cuál es el sistema del organismo que más rápido está envejeciendo y prescribiéndole un tratamiento homeopático individualizado que evite que este deterioro se desarrolle a una mayor velocidad.


Homeopatía, terapia natural útil para numerosas patologías
La homeopatía es un método terapéutico natural para la prevención, alivio o curación de enfermedades, utilizando productos homeopáticos en forma de cápsulas, gránulos o cremas que se obtienen de vegetales, animales o minerales. Para su elaboración se usan dosis mínimas de aquellas sustancias que, en individuos sanos, y con cantidades mayores, pueden provocar dolencias similares a las que se pretenden curar. No en vano su filosofía es la de "tratar lo similar con los similar".
 
Su acción es parecida a una vacuna. De este modo, combate de manera natural la enfermedad, reforzando el sistema de defensas del individuo. Asimismo, cuenta con ventajas importantes, como la tolerabilidad y seguridad, lo que favorece su recomendación para todos los públicos, incluidos niños, embarazadas y personas mayores.
 
Es cada vez más empleada en la consulta de atención primaria y se está convirtiendo en otra herramienta dentro de las posibilidades terapéuticas que tiene el médico. Así lo asegura el responsable del Servicio de Urgencias de Atención Primaria Puente San Miguel (Cantabria), Carlos León: "La seguridad en su uso, la eficacia y la ausencia en general de efectos secundarios hacen que aumente la demanda de los medicamentos homeopáticos por parte del enfermo y que se incremente la indicación por parte de los profesionales de la medicina".

Aplicaciones más eficaces
Aunque la homeopatía puede utilizarse en cualquier tipo de afección, sus indicaciones más frecuentes son en el tratamiento de trastornos crónicos, con la finalidad de reducir la cantidad de medicamentos que habitualmente requieren estos pacientes, y en las enfermedades agudas, donde tiene resultados inmediatos. Respecto a las patologías, las más habituales son las respiratorias, dermatológicas, alérgicas y la prevención de procesos víricos, sobre todo en las estaciones de frío.
 
Los más usados en consulta son los medicamentos homeopáticos para tratar la alergia ya que presentan ventajas respecto a los fármacos convencionales al no tener los efectos secundarios de los corticoides o los antihistamínicos. De este modo lo explica el especialista en Alergología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Roberto Pelta: "Su uso más frecuente es para rinoconjuntivitis alérgica y patologías cutáneas, como eccemas o urticaria, ya que no provoca efectos adversos del tipo de sedación, sequedad de boca o retención urinaria en pacientes con patología prostática que pueden venir derivados del uso de antihistamínicos".
 
Otra de sus virtudes es que, además de controlar los síntomas, actúan como preventivos, por lo que en la mayoría de los casos permiten adelantarse a la etapa de polinización y a la aparición de síntomas. Asimismo, al ser un tratamiento individualizado y adaptado a cada paciente, se puede abordar la forma en la que cada persona reacciona al alérgeno (si tiene más estornudos a una determinada hora del día; si la destilación acuosa nasal provoca una irritación de las ventanas nasales o no las causa; si, además del picor de ojos, el lagrimeo que lo acompaña es ardiente o, por el contrario, no irritante...) reduciendo, e incluso evitando, la reacción alérgica.
 
La homeopatía también es un arma útil en el tratamiento del estrés, la ansiedad y sus manifestaciones clínicas. En este caso, los compuestos homeopáticos controlan el nerviosismo diurno y mejorar el descanso nocturno, sin producir dependencia ni efectos secundarios sobre la vigilia. Por lo que las personas se encuentran más animadas y enérgicas.
 
Por otra parte, se ha comprobado su papel en el tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), tan preocupante en la sociedad y que se caracteriza por síntomas como tos, expectoración, ahogos o pitidos. Los medicamentos homeopáticos pueden ayudar a prevenir y tratar las complicaciones, a disminuir las reagudizaciones, a aliviar los síntomas y a aumentar la tolerancia al ejercicio y, por lo tanto, a mejorar la salud en general y la calidad de vida del paciente.
 
Asimismo, como no presentan contraindicaciones, ni efectos adversos relevantes relacionados con la toma del medicamento, ni interacciones medicamentosas, pueden complementar los tratamientos habituales para conseguir remisiones más rápidas y completas de los síntomas.
  
Esta medicina alternativa, también puede ser una opción de gran utilidad en muchas de las patologías geriátricas, con la ventaja de que en general, esta terapéutica es compatible con cualquier otro tipo de tratamientos que el paciente pueda necesitar.
 
Además, para prevenir y llegar a la vejez con un buen estado de salud físico, el médico homeópata puede estudiar el estado de salud completo del paciente, determinando cuál es el sistema del organismo que más rápido está envejeciendo y prescribiéndole un tratamiento homeopático individualizado que evite que este deterioro se desarrolle a una mayor velocidad.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter