Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 5 de Junio 2012


Hidrátate bien, ganarás en salud


Una mala hidratación repercute en la capacidad tanto física como intelectual de cualquier persona, independientemente de su edad. Unas consecuencias que se agravan cuando la deshidratación la sufre un enfermo crónico o una persona mayor, por lo que es necesario prestar una atención especial a la ingesta de líquidos de este grupo de población.


Hidrátate bien, ganarás en salud
Mantener un nivel de hidratación adecuado es esencial para garantizar un correcto funcionamiento de nuestro organismo. Unos niveles que han de vigilarse de forma especial durante los meses estivales y en aquellas personas con un mayor riesgo de sufrir deshidratación, como son los bebés, los enfermos crónicos y las personas mayores. De hecho, la edad es uno de los factores que según todos los expertos inciden notablemente, ya que el proceso de envejecimiento afecta a la capacidad que tiene nuestro cuerpo para mantener un balance hídrico adecuado.

Deshidratación: un peligro
La deshidratación se ha convertido en una de las diez primeras causas de hospitalización de los mayores de 65 años en España, según los expertos, quienes alertan de que si el déficit de líquidos no se trata de forma inmediata y correcta, puede llegar a provocar desorientación, confusión mental, cansancio y deterioro del rendimiento. En los casos más extremos (que oscilan entre el 40 y el 70%), la deshidratación grave puede llegar a provocar la muerte. De ahí la necesidad de mantenerse alerta a los primeros síntomas.

El reto, que los expertos marcan en un litro y medio de líquido al día (debe incrementarse hasta los dos litros de líquidos al día cuando la temperatura es más alta y cuando se tiene fiebre), no es fácil de conseguir cuando se trata de personas mayores. Problemas como la incontinencia o la disminución de la sensación de sed, se añaden a patologías como la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares y el consumo de algunos fármacos.
La disminución del agua corporal en los mayores se asocia a una pérdida de masa corporal, a la pérdida de la sensación de sed y a la reducción de la capacidad que tienen los riñones para concentrar la orina.

Hidrátate bien, ganarás en salud
Factores de riesgo
Existen algunos condicionantes que facilitan que las personas mayores sufran deshidratación, como superar los 85 años de edad y posibles problemas de comunicación con sus cuidadores. Además, se puede producir una reducción de la sensación de sed, problemas para acceder a la bebida, ciertas alteraciones cognitivas como la demencia o la depresión, y el uso de ciertos fármacos, como los diuréticos, los sedantes y los laxantes.

Cuídate del calor
El principal factor de riesgo son las altas temperaturas y, en los meses de verano, los mayores han de prestar mucha atención a los golpes de calor. Éste se produce cuando la temperatura corporal supera los 40-41oC durante periodos de 10 ó 15 minutos. Para evitar el golpe de calor, hay que prehidatarse, beber líquidos aun sin tener sed y vestir con ropas apropiadas. Además, la población senior debe recordar que no es aconsejable salir a la calle en las horas centrales del día y buscar siempre la sombra.

En caso de producirse, los especialistas recomiendan llevar al paciente a una zona sombreada y fresca, retirar la ropa y aplicar hielo. Lo más importante es acudir, lo antes posible, al centro médico más cercano.

Hidrátate bien, ganarás en salud
  Recomendaciones de consumo para los mayores  

• Ingerir diariamente entre 2 y 2,5 litros de líquido.
• Beber aunque no se tenga sed, cada hora y media, aproximadamente. Ayuda tener siempre a mano una botella de agua que nos recuerde que hay que beber.
• Diversificar los sabores. Es decir incluir en la ingesta de líquidos agua, zumos, refrescos e infusiones.
• Consumir líquidos sobre todo por la mañana y la tarde. Durante la noche la cantidad debe ser menor para evitar las micciones nocturnas.
• Consumir preferentemente alimentos que tengan un alto contenido en agua: verduras y frutas.
• Evitar el consumo de alcohol, puesto que éste aumenta la temperatura corporal y, por tanto, el riesgo de deshidratación.


  Síntomas de la deshidratación  

•Sequedad en las mucosas
•Mareos y debilidad
•Dolor de cabeza
•Pérdida de apetito
•Ardor de estómago
•Orina oscura y escasa
•Dificultad para tragar
•Torpeza
Espasmos musculares
•Piel arrugada y entumecida

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

Artículos relacionados

Comer sano en verano - 15/06/2018

Navidad en tu mesa - 04/12/2017

1 2 3 4 5 » ... 13






rollover css e imágenes

Escuchar último programa