Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 10 de Marzo 2016


Fortalece y rehabilita el suelo pélvico



Llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio físico y tener hábitos de vida saludables ayudan a prevenir la aparición de la incontinencia urinaria. Pero para mejorar la calidad de vida es imprescindible, sobre todo, fortalecer la musculatura del suelo pélvico para que actividades tan cotidianas como reír, estornudar o toser no se conviertan en un problema. Los ejercicios de Kegel o la gimnasia hipopresiva te ayudarán a mantener en forma el suelo pélvico y, además, te permitirán aprender a contraer los músculos y controlar los escapes de orina.  

La incontinencia urinaria consiste en la pérdida involuntaria de orina, que genera molestias y puede afectar a las actividades de la vida diaria de la persona que la padece.     

Las causas más frecuentes en las mujeres mayores de 50 años están relacionadas, según el doctor Carlos Verdejo, responsable de la Unidad de Incontinencia del Servicio de Geriatría del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y vicepresidente de Geriatría  de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología  (SEGG), con la debilidad del suelo pélvico, “especialmente en mujeres que han tenido más de dos partos y/o con unos periodos expulsivos muy prolongados”. En este caso, estamos ante una incontinencia de esfuerzo, que se traduce en un escape de orina que aparece en situaciones que impliquen un aumento de la presión en el interior del abdomen motivado por un esfuerzo físico: saltar, correr, toser, estornudar, reír... Los escapes son de pequeños volúmenes.   

“Por otra parte, está la vejiga hiperactiva. Su causa no radica en la debilidad del suelo pélvico, sino en una excesiva actividad (contracciones) del músculo de la vejiga. Entonces, cuando hay orina en su interior se produce un aumento del número de micciones y una incontinencia de urgencia”, explica el doctor Verdejo. Esta incontinencia va precedida de una necesidad urgente de orinar, que no puede ser reprimida por la persona y, por ello, los escapes pueden ser de moderados a grandes.

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN
“Existen diversas y sencillas medidas que pueden ayudar a prevenir la aparición de la incontinencia urinaria, que si las adquirimos de una forma habitual resultarán muy prácticas”, señala el doctor Verdejo. Según este experto, las más efectivas son:
  1. Hidratarse bien y beber unos dos litros de agua al día, evitando las bebidas excitantes como el alcohol, la cafeína y el té, ya que pueden provocar mayor urgencia miccional. 
     
  2. Llevar una dieta equilibrada con un aporte adecuado de fibra, con el fin de facilitar un bueno ritmo intestinal y evitar el estreñimiento. Además, contribuye a luchar contra la obesidad, perjudicial para la incontinencia, ya que produce un aumento de la presión intraabdominal. 
     
  3. Mantener una vida lo más activa posible, realizando ejercicio físico diariamente. Se considera que caminar unos 30 minutos, una o dos veces al día, es muy saludable. 
     
  4. Acudir al baño cuando notemos ganas de orinar y no retrasar la micción. “No es cierta la creencia de que cuanto más aguanto sin orinar va a ser mejor para mí y significa que estoy más sano”, subraya. 
     
  5. Finalmente, es importante aprender a contraer los músculos del suelo pélvico en aquellas situaciones concretas que supongan un aumento de la presión en el abdomen, como estornudar, reír, toser, saltar o cargar peso. 

Por Sonia García


Nota



Artículos relacionados

Vacaciones activas - 09/10/2018

Talleres de memoria - 06/08/2018

1 2 3 4 5 » ... 9





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter