Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES
 



Martes, 29 de Noviembre 2011


Expertos nacionales e internacionales analizan las últimas evidencias científicas sobre el papel de la hidratación en la salud


Más de 400 expertos nacionales e internacionales asisten estos días en Madrid al II Congreso Nacional de Hidratación, en el que se analizarán las últimas evidencias científicas en torno a la hidratación y sus beneficios para la salud.


Expertos nacionales e internacionales analizan las últimas evidencias científicas sobre el papel de la hidratación en la salud
Una situación de deshidratación conlleva un marcado descenso de la capacidad de rendimiento. Por ejemplo, habilidades cognitivas como la coordinación visomotora, la atención y la memoria a corto plazo quedan afectadas de forma inmediata y, en niveles superiores de deshidratación, desciende la capacidad de alerta y concentración y aumenta el cansancio, la fatiga y la somnolencia.

En condiciones normales, la cantidad media de líquido a ingerir por un adulto se sitúa en torno a los dos litros y medio al día, dependiendo de si se es mujer u hombre y que se verán incrementadas en función del estado fisiológico, la realización de actividad física y las condiciones ambientales.

“La población no tiene conocimiento sobre la cantidad de líquido a tomar, y suele ingerir una cantidad insuficiente. El desconocimiento observado en temas de nutrición, es más grave y evidente en temas de hidratación. Con frecuencia, las personas no saben lo que han bebido, no lo pueden precisar con exactitud y tampoco saben lo que deberían beber”, asegura la catedrática de Nutrición y Bromatología de la Universidad Complutense de Madrid, Rosa María Ortega.

En las personas mayores, además de tener una menor cantidad de agua en el cuerpo, la sensación de sed es menor que en los jóvenes, siendo más difícil alcanzar las cantidades de ingesta de agua recomendadas. Por eso, es necesario convencerles de la necesidad de beber lo suficiente, animarles a beber líquidos más a menudo en lugar de en mayor cantidad e informarles de la gran variedad de bebidas disponibles, eligiendo la que más se ajusta a sus necesidades.

“La deshidratación es una de las causas que provoca la hospitalización de personas mayores. Se trata en realidad de un problema de malnutrición que puede ser grave en las personas de más edad, ya que la ingesta de líquidos es vital para el mantenimiento del volumen vascular, la regulación de la temperatura corporal, la eliminación de desechos del organismo y el apoyo de la homeostasis celular”, afirma el catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad San Pablo-CEU de Madrid, Gregorio Varela-Moreiras.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa