Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 5 de Noviembre 2015


Esclerosis múltiple: horizonte esperanzador



La esclerosis múltiple es una enfermedad grave y la principal causa de discapacidad en personas jóvenes, después de los accidentes de tráfico, pero los avances conseguidos en los últimos años han favorecido que los pacientes sientan gran esperanza con respecto a su evolución. No obstante, en su día a día luchan contra barreras sociales, laborales e incluso contra su propia incertidumbre, que a veces puede resultar nefasta para su autoestima. Por eso es importante que encuentren apoyo en sus familias, amigos, profesionales sanitarios y las asociaciones de pacientes. Además, ahora, Internet les brinda la oportunidad de compartir sus miedos, dudas, alegrías y experiencias, a través de redes sociales especializadas para personas con su misma patología.

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), 47.000 personas en España están afectadas por esta enfermedad crónica del sistema nervioso central, que incluye el cerebro, la médula espinal y los nervios ópticos, y cuya peor consecuencia es la discapacidad física. De hecho, se considera la enfermedad neurológica más discapacitante en jóvenes. Y es que suele aparecer entre los 20 y los 30 años.

El diagnóstico de la esclerosis múltiple “supone un golpe importante a las expectativas de estas personas y de sus familiares”, asegura la presidenta de Esclerosis Múltiple España (EME), Ana Torredemer. Sobre todo porque “son personas muy jóvenes que están diseñando sus vidas y emprendiendo proyectos de futuro y se trata de enfermedad grave, bastante desconocida (aunque en los últimos años se han logrado importantes avances en este sentido) y que afectará a toda su vida”. 

Además, es conocida como la “enfermedad de las mil caras”, porque es una patología impredecible. En cada persona, los síntomas y la evolución son diferentes. Algunas personas pueden sentirse y parecer sanos durante muchos años tras el diagnóstico, mientras que otros pueden debilitarse con gran rapidez. Con lo cual, nadie puede garantizar a estos pacientes qué les sucederá. Y esta situación les crea dudas e incertidumbres, que no siempre son fáciles de gestionar y resolver, por lo que necesitan ayuda sanitaria, social, psicológica, etc. 

Por suerte, aunque aún queda mucho camino por recorrer para conseguir una mejor calidad de vida para los pacientes, se ha avanzado mucho en el plano social y sanitario. En este sentido, se han descubierto tratamientos cada vez más efectivos y cómodos de administrar, y las asociaciones de pacientes han trabajado concienzudamente y siguen esforzándose para ofrecer a estas personas y a sus familiares toda la información y asesoramiento que necesitan. Además, no cesan en su búsqueda de recursos para apoyar a la investigación.

Por Carmen Moreno


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.






rollover css e imágenes

Escuchar último programa