Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 4 de Febrero 2016


Emma Ozores:"No voy a hacer cualquier cosa porque me vayan a pagar más"



La actriz Emma Ozores, miembro de una de las sagas familiares de actores más populares de nuestro país, vuelve al teatro con una nueva versión, aún más divertida, de la obra El último que apague la luz, escrita y dirigida por su padre, el desaparecido cómico Antonio Ozores, por quien sentía una gran admiración y al que estaba muy unida. “Decidí hacer otra vez esta obra, primero para que el público recuerde a mi padre, y segundo porque sé que funciona y lo van a pasar muy bien”, asegura. Hasta ahora más de dos millones de personas se han reído con ella. Una comedia para todos los públicos, en la que Emma interpreta varios papeles. No te la pierdas.

¿Cómo vives las horas previas a un estreno? ¿Sigue habiendo nervios?
Sí, nervios siempre hay. No me suelo poner muy nerviosa, pero sí. Es el día en el que por fin, después de meses ensayando, la gente va a ver tu trabajo y vas a saber si se ríen, si se divierten… Es importante.

¿Es verdad que el público de teatro es más exigente?
No lo sé. Pero ya solamente el hecho de ir al teatro, que te cuesta tu tiempo y tu dinero, es de aplaudir. Y, evidentemente, si haces ese esfuerzo es porque esperas que la obra o el espectáculo estén bien, entonces entiendo que puedan ser exigentes. 

Con los años, ¿uno sabe cuándo se van a reír o dar el primer aplauso?
Bueno, eso lo sabía muy bien mi padre. Yo, no, porque donde creo que se van a reír, no se ríen, y luego se ríen donde no pensaba, así que me he dado cuenta de que nunca sé cómo va a reaccionar el público en ningún momento. Sin embargo, mi padre me decía: “Aquí, haz una pausa que se van a reír”, y lo hacían. Sabía muchísimo.

¿Sientes el cariño del público?
Sí, y me gusta mucho cuando de repente te sonríen. Cuando ves que a la gente le gusta lo que haces o que cuando acaba la obra se ponen de pie a aplaudir, lo valoras mucho, porque sabes el esfuerzo que conlleva que hayan estado ese día y hayan reservado esa hora para ver la obra. Siento que estoy compartiendo algo bonito con la gente.

El último que apague la luz se estrenó por vez primera en 2004 y se mantuvo en las carteleras españolas durante seis años. Más de dos millones de personas se han reído ya con ella. ¿Cuál es el secreto del éxito?
En la obra pasan muchas cosas y muy distintas. De pronto, Vicente Renovell y yo somos un matrimonio de 80 años y él se acaba de dar cuenta de que le he sido infiel, y hay un final sorprendente. En otro momento, me dirijo al público y cuento lo que eran los pateos (era la manera de manifestar el desagrado que provocaba una obra) e invito a la gente a patear porque el personaje de Vicente ha recitado un verso muy mal. A partir de ahí, surge una conexión enorme con el público y se rompe esa barrera que dicen que existe en teatro. El último que apague la luz es una obra muy divertida, porque los espectadores, además, tienen que utilizar su imaginación. El éxito es que es humor pero escrito con ingenio, que es lo difícil de conseguir.

¿Cómo es interpretar a varios personajes en una misma función?
Es bonito y a la vez un reto, porque en décimas de segundo tienes que cambiar de un personaje a otro; de repente eres una señora mayor y al momento una chica joven. Está muy bien para un actor. 

Esther Eugenio


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa