Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 11 de Julio 2011


Eliminar las manchas de la piel


Los excesos del sol, los cambios hormonales, la edad... son algunos de los factores que propician la aparición de manchas en la piel. Las más comunes son de color oscuro y surgen en manos, cuello y cara. En principio, no resultan peligrosas pero sí antiestéticas, por eso muchas mujeres deciden eliminarlas. La recomendación generalizada es ponerse en manos de especialistas lo antes posible porque, de este modo, los resultados pueden ser más satisfactorios, aunque tampoco se ha de olvidar la protección solar, un gran aliado antimanchas.


Eliminar las manchas de la piel
Cada vez son más las mujeres que piden cita en el dermatólogo para consultar sobre la aparición de manchas en la piel. Las más preocupantes son las que aparecen en el rostro, sobre todo, porque son más visibles, pero también las manchas en manos y escote son motivo de visita al especialista. Estas manchas no son peligrosas, sin embargo para muchas mujeres resultan antiestéticas, de ahí que se interesen por conocer cómo eliminarlas.
 
Su formación tiene que ver con el sistema de pigmentación de la piel, que se rige por la melanina, la sustancia encargada de dar coloración a la dermis. La melanina actúa como protector, oscureciendo la piel ante factores agresivos externos como el sol. En principio, este oscurecimiento es homogéneo, pero con la edad o cuando existe una alteración por cuestiones hormonales, genéticas, nutricionales o solares es posible que el funcionamiento de la melanina se atrofie y acabe oscureciendo algunas zonas más que otras, lo que dará lugar a las manchas.

Tipos
Los tipos de manchas más comunes son el lentigo solar y el melasma. El lentigo es una mancha plana, de color amarillo claro, marrón claro o marrón oscuro, uniforme, que suele medir de uno a tres centrímetros, de contorno irregular, aunque bien delimitado. Suele aparecer en personas de edad avanzada y en zonas fotoexpuestas (cara, manos y antebrazos). Generalmente, está asociado a otras manifestaciones cutáneas de fotoenvejecimiento.
 
Por su parte, el melasma es un trastorno muy común en la piel y, aunque puede afectar a cualquier persona, se presenta con mayor frecuencia en mujeres jóvenes con tonos de piel bronceada. Según la Academia Española de Dermatología se asocia a menudo con las hormonas femeninas, estrógenos y progesterona, y es especialmente común en mujeres embarazadas, entre aquellas que están tomando anticonceptivos orales y las que se someten a la terapia de reemplazo hormonal durante la menopausia. Normalmente, se observa un color marrón uniforme en las mejillas, frente, nariz y labio superior y, con mucha frecuencia, es simétrico (igual en ambos lados de la cara).
 
En ambos casos, la exposición al sol se convierte en un factor de riesgo importante para desarrollar estas manchas y oscurecerlas. Por ello, los dermatólogos aconsejan la fotoprotección como medida preventiva y de mejora de estas manchas una vez que han aparecido.
 

Potección ante el sol
La prevalencia de manchas cutáneas no es igual en todas las zonas geográficas, ya que la radiación solar juega un papel decisivo. De este modo, en el sur de la Península Ibérica, hay muchos problemas de manchas debido a que la exposición al sol es más intensa.
 
Hay regiones en las que, por ejemplo, aunque no se tome el sol, existe una exposición directa, por tanto, los especialistas recomiendan proteger el rostro y otras zonas como el escote, piernas y dorso de las manos con crema solar de factor de protección medio o alto antes de salir de casa. Si se produce exposición en alguna zona no protegida, se genera un estímulo general en todo el organismo de los melanocitos (que forman la melanina), que provoca un aumento de color incluso en las zonas a las que no les ha dado el sol, lo que puede ser muy perjudicial para la piel.
 
Igualmente, es importante comprender que no es suficiente con aplicarse crema solar, sino que hay que hacerlo correctamente. La doctora Librada Salvador, de la Clínica Vega Salvador, incide en el problema del mal uso de los fotoprotectores, ya que considera que, "únicamente se aplican por la mañana, antes de salir de casa, y lo recomendable es que haya una reaplicación cada dos o tres horas, especialmente durante las horas de mayor exposición solar -entre las 12.00 y las 16.00 horas-. Por tanto, la población no está protegida, aunque ellos crean que sí."
 
Naturalmente, el problema es más grave si existe una exposición voluntaria, general e intensa (en la piscina o la playa); además, al bañarnos parte de la protección también desaparece. De ahí que sea fundamental informar y concienciar a todas las personas para que realicen la aplicación de forma adecuada, "lo cual incluye una utilización generosa del producto elegido", puntualiza la doctora Salvador.
 
Teniendo en cuenta la importancia de protegernos del sol a diario, tanto en verano como en otras estaciones más frías, el mercado cosmético decidió desarrollar cremas hidratantes, tanto para la cara como para las manos, con factor de protección que, además, de luchar contra el envejecimiento de la piel, ayudan a protegerla de los rayos UVA y UVB. Actualmente, los fotoprotectores son mucho más suaves y ligeros, por lo que su uso es más agradable, y se pueden aplicar sobre la hidratante convencional. En la farmacia encontramos una gran variedad de marcas y productos de excelente calidad.
 


Eliminar las manchas de la piel
Conocer el tipo de mancha
Una vez que las manchas aparecen, el primer paso si se está decidido a eliminarla es ponerse en manos de un dermatólogo, que son los expertos en los trastornos de la piel.

Según el tipo y la causa de la aparición de la mancha, este profesional médico decidirá la técnica o solución más adecuada para quitarla. El diagnóstico consiste en un exhaustivo estudio previo: historia clínica, exploración y, si lo consideran preciso, pruebas complementarias como la luz de Wood, dermatoscopia, captura digital de imágenes, etc.

El mejor tratamiento
En función del diagnóstico clínico, se aplica la técnica más adecuada para tratarlas. Como remedios más utilizados están los despigmentantes, los peeling químicos y el láser, que es la técnica más reciente.

- Despigmentantes. Son geles que se venden en farmacias y que el paciente se aplica en casa. Actúan como exfoliante, eliminando las capas más superficiales de la piel para llegar a la mancha y tratarla. Sus agentes activos y eficaces reducen la formación de melanina y aclaran la mancha. Además, gracias al ácido glicólico que contienen, se potencia la renovación celular.

Las recomendaciones de uso generalizado establecen su aplicación dos veces al día sobre la zona afectada durante, al menos, tres meses. Antes de extenderlo, la piel debe estar perfectamente limpia para que los componentes del producto penetren adecuadamente y sus propiedades surtan efecto. Como acción complementaria, es imprescindible utilizar fotoprotector de alta protección.

- Peeling químico. Es un tratamiento no quirúrgico empleado contra las manchas, arrugas, marcas de acné, etc, que consiste en la eliminación de capas de la piel con el fin de actuar en la matriz dérmica y acabar con estos defectos estéticos.
Es rápido, simple e indoloro y se puede realizar en cualquier parte del cuerpo, en todo tipo de pieles y en cualquier época del año, aunque es más recomendable el otoño. Sus resultados son excepcionales: cutis más luminoso y uniforme.

Existen distintos tipos (superficial, medio y profundo) según su intensidad, que a la vez está relacionada con la profundidad de las lesiones. Los efectos dependerán también del peeling que se aplique.

A diferencia de las cremas despigmentantes, este método se aplica en toda la cara, incidiendo en las zonas con manchas. Tras el tratamiento, se aconseja el uso de cremas hidratantes, antioxidantes y dermoreparativas y, por supuesto evitar, la exposición al sol.

- Láser. Es la técnica más reciente, pero no la mejor para todos los casos. Es eficaz para los léntigos solares que suelen aparecer en cara, escote y dorso de manos, pero no tanto para el melasma porque, “aunque inicialmente lo elimina, después vuelve a salir con mayor intensidad”, explica la dermatóloga Lola Bou.

El único láser que, en ocasiones, tiene resultados satisfactorios es el Fraxel (láser fraccionado), que suele combinarse con despigmentantes en crema y complementos nutricionales por vía oral.

No obstante, recuerde: debido a la variedad de soluciones y las matizaciones pertinentes lo mejor es que un dermatólogo especializado valore la mejor opción teniendo en cuenta el tipo de piel y las circunstancias de cada persona, de forma individualizada.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter