Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 11 de Abril 2016


El poder terapéutico de los animales



Acariciar a un perro, dar de comer a un gato o peinar a un caballo son gestos muy sencillos que pueden cambiar la vida de una persona. Los animales de compañía, debidamente entrenados, tienen el poder de despertar la ilusión por vivir en personas mayores o con necesidades especiales. De esta manera, las Terapias Asistidas con Animales (TAA) ayudan a superar la apatía y el sentimiento de soledad, pero también estimulan habilidades como la motricidad y la comunicación; en definitiva, mejoran la calidad de vida. Los beneficios, por tanto, son innumerables y afectan a todas las áreas de la persona: física, social, emocional y cognitiva. Asimismo, estas terapias son un complemento idóneo a los tratamientos médicos y farmacológicos.

Las Intervenciones Asistidas por Animales de Compañía (IAA) o Terapias Asistidas con Animales (TAA) consisten en la participación de animales de compañía en actividades terapéuticas, con el fin de mejorar la calidad de vida o promover la salud de personas con necesidades especiales. El animal, que debe cumplir determinados requisitos, es la pieza clave del entorno terapéutico. Su objetivo es estimular y motivar a las personas que asisten a las sesiones para que evolucionen de forma favorable, y por voluntad propia, en áreas comunicativas, sociales, afectivas, cognitivas y físicas.

Toda intervención con animales debe plantearse como un complemento beneficioso al proceso terapéutico existente, ya que potencia y ayuda a la adherencia al tratamiento. Así lo demuestra el programa de terapia asistida con animales que desarrolla la Unidad de Salud Mental del Hospital de Torrejón de Ardoz (Madrid), en colaboración con la Asociación Yaracan.

Tres años y medio después de su implantación, las conclusiones son impresionantes. Según revela la psiquiatra del Hospital, Helena Díaz, la terapia con animales aplicada a pacientes con depresión involutiva durante seis meses reduce el tratamiento con fármacos en un 60 % de los pacientes. Además, asegura que este tipo de soluciones terapéuticas consiguen disminuir el uso de fármacos en la mitad de los menores con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y logran incrementar en un 70-80 % la asistencia a consulta de los pacientes con esquizofrenia.

Animales terapeutas
Los animales que se utilizan con más frecuencia para realizar estas terapias son perros y caballos. “Desde hace miles de años, el perro busca de forma instintiva la relación con la persona con la que convive. Su acercamiento no es invasivo y su capacidad de adaptación y aprendizaje es muy elevada. Además, no acusa los cambios de entorno y es capaz de gestionar el estrés por extraña o inusual que resulte la situación”, explica la directora general de Yaracan, Begoña Morenza. Todo ello, ayuda al perro a adaptarse y, sobre todo, a disfrutar del vínculo que surge con las personas.

En cuanto a la raza más adecuada para hacer terapia, la directora del Cuerpo Canino Terapéutico Lincoln, Peggy Gilbert, entiende que es más una cuestión de temperamento: “Buscamos perros sociables, inteligentes y con una buena capacidad de recuperación”. 


Nota







rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter