Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES
 



Martes, 26 de Febrero 2019


El pistacho, protagonista en la Dieta Mediterránea



En el marco del Día Mundial del Pistacho, que se celebra hoy, el Dr. Ramon Estruch, director del estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) y miembro del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, asegura que el pistacho es uno de los protagonistas de la nueva pirámide oficial de la Dieta Mediterránea (DM), en la categoría de frutos secos, que elabora la Fundación Dieta Mediterránea. Estruch destaca la importancia de incluir los pistachos en este patrón alimentario, a la vez que recuerda que los frutos secos son una parte fundamental de la DM y recomienda consumirlos a diario.
 
Pistachos para prevenir enfermedades oculares
Entre los distintos beneficios saludables del pistacho, el Dr. Estruch destaca su posible contribución en la prevención de enfermedades oculares. “Comparado con otros frutos secos, el pistacho tiene una menor cantidad de grasa y contenido energético, junto a una alta proporción de fibra (tanto soluble como insoluble), potasio, vitaminas E y K, fitosteroles y determinados carotenoides, como la luteína y zeaxantína, de gran importancia en la prevención de enfermedades oculares”, apunta. En este sentido, concreta que “los carotenoides de los pistachos son los principales componentes del pigmento macular”.
 
Enfermedades cardiovasculares
Por otra parte, el Dr. Estruch afirma que “son numerosos los estudios epidemiológicos y de intervención que demuestran los efectos beneficiosos de los frutos secos para la salud y, en especial, para la prevención de enfermedades cardiovasculares y otras patologías crónicas. De ahí, que numerosas sociedades científicas, como, por ejemplo, la Sociedad Americana de Cardiología, recomienden el consumo regular de frutos secos, en el marco de una dieta saludable, como es la Dieta Mediterránea”.
 
Tal y como indica el Dr. Estruch, “el consumo regular de pistachos reduce la presión y la rigidez arterial, el colesterol, la incidencia de diabetes y promueve el crecimiento de las bacterias saludables de la flora intestinal. Así, las personas que consumen con frecuencia estos frutos secos presenten una reducción de casi un 20 % en la mortalidad total y una reducción cercana al 30 % en el riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares mayores, como infarto de miocardio, accidente vascular cerebral o muerte de causa cardiovascular”.
 
Sí, a comer entre horas
El Dr. Ramón Estruch también destaca un estudio llevado a cabo con 1.000 empleados americanos, en el que se observa que el consumo de 42 gramos de pistachos a media mañana, momento conocido como Crunch Time, mejora la función cognitiva, la capacidad de aprendizaje, la memoria y el recuerdo, lo que conlleva una mayor concentración en el trabajo.
 
En este sentido, este experto sostiene que “es interesante comprobar los efectos beneficiosos de tomar un tente-en-pie a media mañana y/o media tarde. Los nutricionistas clásicos recomiendan tomar cinco comidas al día, incluidos un almuerzo a media mañana y una merienda a media tarde. Según indican, ello permite llegar a la comida o la cena sin tanta ansia”.
 
El experto también señala que “se han observado efectos protectores sobre la mortalidad en general y sobre la enfermedad cardiovascular con el consumo de una ración de frutos secos (28 gramos), que equivale a 49 pistachos, entre 1 y 7 días a la semana. De esta manera, se consigue una reducción del 40 % del riesgo de sufrir esta enfermedad. No obstante, la mayoría de estudios en los que se han demostrado los efectos de los pistachos sobre el perfil lipídico, hipertensión y diabetes, por ejemplo, se han utilizado hasta 3 y 4 veces esta dosis (entre 70 y 100 gramos al día). A efectos prácticos, nuestra recomendación sería consumir un puñado de pistachos cada día, preferiblemente a media mañana y/o media tarde”.
 
La nueva pirámide de la Dieta Mediterránea
La Fundación Dieta Mediterránea ha decidido adaptar la pirámide alimentaria tradicional a los nuevos estilos de vida. El nuevo esquema incorpora elementos cualitativos y cuantitativos en la selección de alimentos. La nueva pirámide sigue la pauta anterior y sitúa en la base los alimentos que deben sustentar la dieta, como los pistachos; a la vez que relega a los estratos superiores, gráficamente más estrechos, aquellos que deben consumirse con moderación.


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa