Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES
 



Martes, 13 de Noviembre 2012


El menor consumo de alimentos y líquidos suponen un grave deterioro físico y psíquico en los mayores


Una correcta hidratación, junto a una alimentación adecuada y una actividad física adaptada a las capacidades de cada individuo, son las bases de la salud y calidad de vida en las personas mayores, ya que “un menor consumo de alimentos y bebidas y la menor actividad física suponen un grave deterioro físico y psíquico”. Esta es una de las principales cuestiones planteadas por la doctora Rosa María Ortega, en el IX Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).


El menor consumo de alimentos y líquidos suponen un grave deterioro físico y psíquico en los mayores
El menor consumo de alimentos y líquidos suponen un grave deterioro físico y psíquico en los mayores
Recientes investigaciones han puesto de manifiesto que los hábitos de la población se alejan paulatinamente del ideal teórico. "Con frecuencia las personas no pueden precisar lo que han bebido y tampoco saben lo que deberían beber. La población no tiene conocimiento sobre la cantidad de líquido que deben tomar, y suele consumir una cantidad insuficiente”, manifiesta la doctora Ortega, catedrática de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.

Una de los grupos de población más afectados por una inadecuada hidratación, o las consecuencias que se derivan de ella, son las personas mayores, ya que “tienen menor cantidad total de agua en el cuerpo, su percepción de sed es menor que la de las personas jóvenes, y sus funciones renales se reducen con la edad, a lo que se suma que beban poco por la incontinencia urinaria”, asegura la doctora Ortega.

Esta experta en nutrición también advirte de que al riesgo de no tener una adecuada hidratación, se añade la disminución de la actividad física, “lo que condiciona un deterioro de la composición corporal, un menor gasto energético y mayor riesgo de obesidad y padecimiento de determinadas deficiencias, tanto cognitivas como físicas”.

A pesar de que hacen falta más investigaciones en este campo, la catedrática de Nutrición explica que lo que sí se conoce es que “la percepción de la sensación de sed no garantiza una correcta hidratación y que las personas mayores pueden presentar con frecuencia una hidratación inadecuada”, lo que ha llevado, por ejemplo, a establecer que “tomar variedad de bebidas, incluyendo agua, refrescos, leche, té, café o zumo, y aumentar el consumo de alimentos ricos en agua” puede favorecer y mejorar la hidratación de este colectivo.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa