Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 10 de Septiembre 2012


El SOL no se va de Maspalomas


Se ha acabado agosto y para algunos, las vacaciones. Sin embargo, para quienes no han podido disfrutar de la playa, o simplemente quieren repetir, aún tienen algunas alternativas de viaje para septiembre. En este número queremos proponer un pequeño recorrido por la cara oculta de Maspalomas, una ciudad de Gran Canaria donde el sol y la playa no se van nunca. Este mes ha sido elegida para celebrar el Día Mundial del Turismo y, juntándose con su 50 aniversario, promete ser un destino muy especial que visitar.


El SOL no se va de Maspalomas
Maspalomas es un refugio entre la belleza de las dunas del desierto y el frescor del océano. Se halla en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, el más grande de la isla de Gran Canaria, con una superficie de 332 kilómetros cuadrados, y es uno de los mayores focos turísticos de esta, gracias a lugares tan reconocidos como las Dunas de Maspalomas, un parque nacional donde no se escucha el ruido de ningún motor, ya que solo se puede atravesar a pie o en camello.

La ciudad se levanta entre playas de arena fina como la nieve, en primera línea de la costa atlántica. El clima es cálido y suave, como en toda zona subtropical, con una media de 25oC. Pero el sol y la playa no son el único atractivo. En Maspalomas se mezclan perfectamente el encanto de una vieja población llena de cultura e historia y las comodidades de cualquier ciudad moderna, especialmente acomodada para satisfacer a los viajeros.

Sus logros han hecho que Maspalomas haya sido elegida anfitriona del Día Mundial del Turismo 2012, una celebración de la Organización Mundial del Turismo (OMT) que este año tiene como lema Turismo y sostenibilidad energética: propulsores del desarrollo sostenible. La OMT ha elegido a España por sus esfuerzos en el campo del desarrollo sostenible, al ser una de las cinco principales naciones inversoras en energías renovables.

Llama la atención como esta ciudad, en 50 años, se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos en el panorama internacional. Sus eventos y fiestas tienen una gran participación, como el Club Internacional de Fútbol, donde se jugaron este verano los partidos amistosos de los Juegos Olímpicos; o Masdanza, el Festival Internacional de Danza Contemporánea de Canarias, que durante el mes de abril atrae a bailarines, fotógrafos y artistas de todo el globo.

El SOL no se va de Maspalomas
Para señalar el mayor encanto de Maspalomas, no hace falta más que observar el paisaje desde una terraza al atardecer. En el mismo lugar donde se encuentra el azul cristalino de las playas, se puede ver también el verdor del oasis que se alza alrededor del charco de Maspalomas y la arena dorada de las dunas, 403 hectáreas de un hermoso desierto natural que atrapa con el encanto de las mil y una noches. Esto podría fácilmente hacernos olvidar que, además del sol y la playa, de los hoteles y el turismo de ocio, hay una inmensa cantidad de paisajes, cultura y actividades que nos ofrece una ciudad turística que rebosa encanto y personalidad.

Y es que la diversidad es el sello de este entrañable lugar. A menudo se dice que Gran Canaria es un “continente en miniatura”, y no sin razón. En menos de los 332 kilómetros cuadrados que ocupa el municipio de San Bartolomé de Tirajana, uno puede hacer senderismo por la montaña viendo a los almendros en flor y cruzar en camello las dunas de Maspalomas para llegar a darse un baño en la playa. Este curioso clima se debe a una cordillera que divide el municipio de San Bartolomé de Tirajana en dos partes, por lo que el norte tiene la vegetación propia de los vientos alisios y el sur se caracteriza por un ambiente más seco.

Este fuerte contraste no se limita al clima y los paisajes. Para los aficionados a ver con sus propios ojos las huellas que ha dejado la historia, existe un importante patrimonio de hallazgos arqueológicos de la cultura prehispánica, como la necrópolis de Arteara, una extensión tumularia de dos kilómetros de ancho por uno de largo que data del siglo IV a.C. El municipio se ha esforzado por desenterrar y restaurar estos retazos de la historia aborigen, pero no es la única cultura que coexiste en Maspalomas. Tras la llegada de los españoles en el siglo XV, comenzó a edificarse según la tradición hispánica medieval, muy presente aún en algunos pueblos de la zona y con edificios tan representativos como la bellísima Iglesia de San Bartolomé de Tirajana, fundada en 1590.

El SOL no se va de Maspalomas
 GASTRONOMÍA 
Gran Canaria cuenta con una tradición gastronómica exquisita, y el turismo ha abierto un nuevo abanico de opciones culinarias. Aunque existan buenos restaurantes de cocina británica, italiana, alemana, etc., el plato fuerte son las delicias de la comida isleña, tanto la tradicional como los nuevos restaurantes de cocina gourmet. 
 
En Gran Canaria, hay tradición de buen comer: los aperitivos, “enyesques”, se cocinan de toda la vida con carne, verduras, legumbres y patatas, en recetas tan típicas como las famosas “papas arrugás”, la pata asada de cerdo o el curioso mojo picón. El pescado es, lógicamente, de primera calidad, e incluso hay algunos autóctonos, como “la vieja”, tan delicioso que no debe pasarse por alto. También en el marisco se encuentran algunas especies autóctonas de la isla, como la langosta canaria, que se suma a una diversa variedad de cangrejos, pulpos y burgados. 
 
Tampoco se deben olvidar las frutas tropicales como el mango, la papaya, el aguacate y el guayabo, perfectas para combatir el calor con un sabor difícil de encontrar en la península.

El SOL no se va de Maspalomas
Un enorme abanico de posibilidades

Turismo de Playa: La playa de Maspalomas transcurre a lo largo de 2.710 metros de una suavísima arena clara y dorada. La orilla es acariciada por olas cristalinas y cálidas en un remanso de paz alejado del ajetreo del casco urbano. Esta playa es una de las seis del municipio de San Bartolomé de Tirajana, que ostenta la bandera azul por su seguridad, higiene y respeto al medio ambiente.
 
Turismo de Lujo: Si por algo destaca Maspalomas es por la alta calidad de sus servicios. Cuenta con una amplia variedad de hoteles y restaurantes, y posee el primer club de golf construido exclusivamente para uso turístico en España. En él, se organizan una gran variedad de torneos y competiciones que desafiarán a aficionados y expertos en unos campos que ofrecen, además, unas vistas espléndidas del mar y las dunas. 
 
Turismo de Salud: Maspalomas es uno de los grandes centros europeos especializados en turismo de salud, gracias a sus hoteles y centros especializados en hidroterapia. Los servicios de spa utilizan diferentes terapias médicas con agua corriente, aceites, sales y técnicas de masaje para aliviar y relajar a sus visitantes como en las antiguas termas romanas. El uso de los spa y la talasoterapia están en auge, ya que mejoran notablemente dolencias como la artritis y los problemas musculares y óseos.
 
Turismo Ecológico: La ajetreada vida en la ciudad hace que cada vez más personas busquen el contacto con la naturaleza durante sus vacaciones. El municipio cuenta con más de 10.000 hectáreas de Espacios Naturales Protegidos que no dejarán indiferente a nadie. Además, Maspalomas posee un importante patrimonio cultural y arqueológico, que está abierto al público que desee conocer la orgullosa historia de los pobladores aborígenes.
 
Turismo familiar: Para aquellos a quienes les gusta disfrutar de las vacaciones en familia, Maspalomas tiene una gran cantidad de lugares para llevarse un grato recuerdo. Parques acuáticos, karts, paseos en helicóptero sobrevolando la isla o de safari en camello si prefiere mantenerse a ras del suelo... La enorme variedad de atracciones turísticas y de ocio garantizan la diversión de pequeños y mayores.
 

Nota








rollover css e imágenes

Escuchar último programa