Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Lunes, 11 de Abril 2016


Desnutrición. Alimenta tu organismo



Cuando hay un desequilibrio entre la dieta y las necesidades nutricionales de nuestro organismo aparece la desnutrición, que tiene graves consecuencias para la salud, desde una mayor fragilidad hasta la pérdida de autonomía. Los requerimientos alimenticios no son los mismos para todas las personas, ya que depende de factores como la edad, la energía que gastamos, los fármacos que tomamos o si padecemos alguna enfermedad. Para evitar los trastornos físicos, emocionales y sociales que trae consigo la desnutrición, hay que estar alerta a los síntomas y tratar las causas que los provocan lo antes posible. Ante todo, además de la lógica supervisión médica, hay que llevar una dieta equilibrada y tener unos hábitos de vida saludables.

a desnutrición aparece cuando nuestro cuerpo no recibe los nutrientes necesarios. La coordinadora del Grupo de Trabajo de Alimentación y Nutrición de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), Rosa López, la define así: “Alteración de la composición corporal producida por un déficit de nutrientes (por disminución de la ingesta o aumento de las pérdidas o de los requerimientos), como consecuencia de una enfermedad aguda o crónica, que disminuye las funciones vitales y repercute de forma negativa en la evolución clínica”.

En ocasiones, tiende a considerarse desnutrición y malnutrición como sinónimos. Sin embargo, malnutrición se refiere a trastornos provocados por un exceso, un déficit o un desequilibrio entre el aporte nutricional y las necesidades del organismo. “Podemos encontrar dos situaciones opuestas, una sería la malnutrición por exceso, a la que conocemos como obesidad, y otra la malnutrición por defecto, denominada desnutrición, que se asocia a un empeoramiento de las enfermedades y que es susceptible de revertir con un soporte nutricional adecuado”, explica López.
CAUSAS Y CONSECUENCIAS 
No existe una causa única para la desnutrición, sino que es consecuencia de la asociación de todas las circunstancias que generan dificultad para comer, pérdida de apetito y aumento de las necesidades. 

Las causas son, por tanto, multifactoriales. No obstante, existen personas más susceptibles de padecer desnutrición y son aquellas en las que convergen varias enfermedades asociadas (comorbilidad). 

Según la experta de la SEGG, las principales consecuencias son:

FÍSICAS
✔ Trastornos cutáneos y riesgo de padecer úlceras por presión.  
✔ Insuficiente aporte de calcio o dificultades para absorberlo por déficit de vitamina D, lo que conduce a tener osteoporosis y a un mayor riesgo de sufrir fracturas.
✔ Sarcopenia. Bajar de peso por la desnutrición conlleva atrofia y pérdida de la masa muscular, que produce debilidad o fatiga y deriva en un deterioro funcional con la aparición de situaciones de dependencia.
✔ Las infecciones constituyen la principal causa de morbilidad y mortalidad en los pacientes desnutridos. 
✔ Problemas cardiocirculatorios. La reducción de la masa muscular cardiaca proporcional a la pérdida de peso corporal, puede llegar a producir insuficiencia cardiaca y circulatoria.
✔ Problemas respiratorios, renales y digestivos. Ingerir menos alimentos de los necesarios conduce a una disminución de secreciones gástricas, pancreáticas, biliares y cambios en la flora intestinal. 

EMOCIONALES
✔ Las personas desnutridas pueden sufrir trastornos ansioso-depresivos y neurológicos, junto a problemas cognitivos o alteraciones de la memoria y de otras funciones mentales.

SOCIALES
✔ Los cambios que se producen, como la pérdida de movilidad, conducen a una pérdida de autoestima y de autonomía personal para desarrollar las Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD). Esto aumenta el riesgo de institucionalización o de hospitalización.

Por Sonia García


Nota







rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter