Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 10 de Julio 2014


Dejar KO al golpe de calor


Todos hemos oído hablar de los golpes de calor, incluso alguno de nosotros lo hemos sufrido o hemos visto como alguien de nuestro alrededor lo ha padecido. En esos días de calor, donde los termómetros no dan tregua ni de día ni de noche hay que extremar las precauciones. Las autoridades sanitarias todos los años lanzan campañas para evitarlos, ya que en ciertos grupos de población suponen una grave amenaza para la salud. Una vez que aparecen, lo primero que hay que hacer es bajar la temperatura corporal y acudir al médico.


La exposición a temperaturas altas en verano sin aplicar medidas preventivas hace que puedan aparecer las llamadas lesiones asociadas al calor. El golpe de calor es una emergencia médica que se caracteriza por un incremento de la temperatura corporal por encima de los 40 grados, un ritmo cardiaco y respiratorio acelerado, piel enrojecida y caliente, vómitos o diarrea y alteraciones del sistema nervioso central que se derivan de fallo en los sistemas de regulación de la temperatura corporal, según declara el geriatra Eugenio Marañón, del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, de Madrid.
 
Francisco Javier Lavilla, especialista de la Clínica Universidad de Navarra, explica a SENIOR que un golpe de calor es un cuadro clínico que consiste en una hipertermia grave y se produce cuando fracasan los mecanismos de regulación térmica, del que la sudoración es el más importante. Por eso, es clave estar bien hidratados para no llegar a este estado.
 
En esta misma línea, se sitúa Pedro Villarroel, coordinador del Servicio de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, quien define el golpe de calor como la situación que se genera en el organismo por falta de adecuación a una temperatura extrema en el exterior.  “Las personas tenemos un centro  termorregulador en el hipotálamo que mantiene nuestra temperatura entorno a los 36,5 grados. Cuando esto fracasa, la temperatura del cuerpo se aproxima a la temperatura exterior y cuando esta excede de los 40 grados empieza a ocasionar problemas. Esta falta de regulación es más fácil en niños por falta de madurez de los núcleos hipotalámicos y en los ancianos por deterioro del mismo”.
 


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa