Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 27 de Noviembre 2014


Consejos a seguir para vender una joya



Invertir en joyas se ha convertido en valor seguro. En los últimos tiempos, los datos indican que la inversión más sólida está en los diamantes, con una evolución en el mercado más estable que el valor oro (un tercio menos que hace dos años). En todo caso, han proliferado establecimientos en calles o centros online de compraventa de oro, plata y diamantes.
 
La venta y tasación de joyas ha crecido y entre en el colectivo de personas mayores se debe a las defunciones o deudas (la coyuntura de la crisis en los últimos años). Sin olvidar otras causas de corte más personal, como la discreción a la hora de vestir y las pocas ocasiones para lucir unas joyas con diamantes. Además, la población está echando por tierra la mala imagen que existe en España de los mercados de segunda mano.
 
Pero existen circunstancias en torno al valor, como por ejemplo en el caso de los diamantes: no tienen un valor cuantificable de forma objetiva, lo que se transforma en un problema muy serio para gente inexperta. Esto y otros aspectos son fácilmente aprovechables para hacer engaños o infravalorar su valor. La OCU ya avisó en su página web hace más de un año lo que hay que saber para evitar una mala venta, ya que se han dado casos de diferencias de precio entre diferentes casas de ventas o establecimientos de segunda mano de más 100 euros. Entonces, ¿qué pasos hay que seguir para vender unas joyas?
 
Antes de ir a cualquier establecimiento o joyería, lo mejor es saber el valor real de la joya de oro, plata o diamante. Conocer la pureza de la joya y el peso (los quilates o carat). Este último aspecto es muy relevante a la hora de fijar un precio. Para evitar sorpresas desagradables con balanzas ponderadas para variar su valor auténtico, cualquiera puede pesar en una báscula digital que indique con cierta fidelidad la cifra aproximada. Eso sí, de antemano comentar que la mayoría de negocios del mundillo son honestos.
 
Por otro lado, hay que fijarse en la montura y el diseño de la misma, que puede determinar de forma importante su valor. Su antigüedad (valor añadido) y, sobre todo, el estado de la joya en el momento de vender. Mucho ojo al desgaste o rayaduras. 
 
Hay que saber asesorarse: buscar un tasador profesional que garantice la neutralidad y muestre compatibilidad (sin conflicto de intereses) para realizar un cálculo aproximado. Es recomendable evaluar y contrastar en diferentes mercados y conocer la tendencia de la venta de joyas, sean oro o diamante en un contexto determinado. Asimismo, conocer establecimientos de compra y venta de diamantes o joyas de oro-plata, según la especialización: mirar su página web, informarse del funcionamiento de cada una o el boca a oreja de algún conocido que haya pasado por esa misma experiencia.
 
Por último, tener pruebas de la venta. Tener una fotografía de las joyas a empeñar o vender. Seguir todos los protocolos legales, como la identificación mediante DNI debido a transacciones necesarias en la operación, contratos en caso de empeño y que sean absolutamente transparentes con la información de compra.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter