Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 3 de Febrero 2016


Conquista el amor y derrocha salud



El amor es el sentimiento más anhelado que existe. La sensación de euforia y de felicidad que nos provoca el encuentro y la conexión con la persona amada activa en nuestro cerebro ciertos mecanismos que repercuten directamente en nuestra salud física y psíquica. Esta reacción química, física y emocional, que da un impulso a nuestro bienestar, tiene su máximo exponente durante el enamoramiento, pero no cabe duda de que mientras nos sintamos plenos, el amor estará aportando beneficios a nuestra salud. Por tanto, cuida tu amor y estarás protegiendo tu salud.

Estar enamorados es una de las experiencias más potentes que experimentamos”, asegura la psicóloga Amaya Terrón. En opinión de esta experta, al enamorarnos entramos en contacto con nuestro mundo interno, nuestros sentimientos, miedos y expectativas a través del otro. Es toda una experiencia desde muchos puntos de vista: emocional, social, física y química y nos genera un estado de aparente enajenación, adicción y euforia del que no podemos ni queremos salir en sus primeras fases, y un estado de plenitud y felicidad cuando lo hemos conquistado. 

Estas sensaciones no son sino un reflejo de lo que ocurre en nuestro cerebro. El doctor Pablo Irimia, vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN), explica que cuando una persona está enamorada se activan en el cerebro distintas áreas que están relacionadas con el aumento de la motivación y el control de las emociones. “Esto podría aclarar por qué estos sujetos tienen una actitud mucho más positiva y alegre”. 

Por otra parte, durante este proceso de enamoramiento, “las neuronas liberan una serie de neurotransmisores (sustancias químicas mediante las que se comunican las células cerebrales) que también favorecen el bienestar”, sostiene el doctor Irimia. Entre los más importantes están las endorfinas, también conocidas como hormonas de la felicidad; la dopamina, hormona relacionada con la atracción y la euforia en el amor; y la oxitocina, llamada hormona del placer y que está muy ligada al vínculo que se produce entre la pareja. 

Todas estas reacciones hormonales que genera el cuerpo cuando estamos enamorados “se vierten en el torrente sanguíneo y condicionan nuestra forma de sentir y comportarnos, por eso a veces se define el amor como un estado de enajenación transitoria y temporal”, sostiene Amaya Terrón, que también matiza que esto sucede en las primeras fases, luego el amor “hace sentir seguridad, estabilidad y armonía”. Lo que está claro es que produce cambios físicos y psíquicos positivos muy importantes para nuestra salud. 

Por Carmen Moreno


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa




Subscripción al newsletter