Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Martes, 9 de Octubre 2018


Compras colectivas de OCU



La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) lleva varios años organizando compras colectivas: de gas y electricidad, de tarifas de telefonía, de gasolina, de biomasa... miles de consumidores se han sumado a ellas y, tras conocerse la oferta ganadora, han podido disfrutar de interesantes descuentos, de precios mucho más competitivos o de condiciones muy especiales.

¿Qué es una compra colectiva?
Como organización de consumidores, OCU busca siempre mejorar la posición del consumidor frente al mercado, analizando las ofertas de los proveedores desde la óptica de las condiciones contractuales, el precio y la calidad para informar al consumidor. Sin embargo, al final del proceso, el usuario casi siempre acaba contratando solo y sin poder para negociar las condiciones. 

A través de las compras colectivas, OCU pretende despertar al consumidor, hacerle saber que no está solo, que juntos somos más fuertes, que tenemos una magnífica herramienta que es la asociación de intereses con un objetivo común: pagar menos y no cada vez más si no recibimos una mejor calidad o mejor servicio. 

Unirnos nos permite negociar qué tipo de tarifa queremos (sin gastos ocultos ni servicios no solicitados...), con un sistema en el que las compañías deben pujar ofreciendo la tarifa más económica. 

¿Cómo funciona una compra colectiva?
El funcionamiento de la compra colectiva es sencillo. En primer lugar, se intenta atraer el máximo número de consumidores interesados en conseguir mejores precios o condiciones de un determinado producto o servicio. Todos ellos deben inscribirse en una plataforma donde dejan unos datos personales y de consumo para tener idea de sus condiciones actuales.

En segundo lugar, OCU invita a todas las empresas del sector a participar en la compra colectiva, que puede ser en forma de subasta o de negociación. A las que se adhieren, se les informa sobre cuántos consumidores se han inscrito y con qué perfiles, para que puedan adecuar sus ofertas: los datos son siempre agregados, no individuales de un consumidor. 

El día de la subasta o la negociación, se decide el ganador según las ofertas recibidas. Una decisión que, además de tener en cuenta el precio y otras ventajas añadidas, se toma teniendo en cuenta unos requisitos técnicos mínimos que las ofertas han de cumplir y unas condiciones de contratación que son revisadas y validadas jurídicamente. En caso de que estos dos criterios no se cumplan, la compra colectiva podría quedar desierta.

Por último, OCU comunica a los inscritos la oferta ganadora, les ofrece un cálculo de los ahorros en su caso y les facilita el cambio de proveedor si lo desean. Por supuesto, los inscritos no tienen ningún compromiso de cambiarse: deben valorar si el ahorro les compensa individualmente.

Una de las principales ventajas que la compra colectiva ofrece a los consumidores es la tranquilidad de saber que los contratos con el ganador de la subasta están revisados por OCU, libres de cláusulas y permanencias abusivas. Además, inscribirse en una compra colectiva siempre supone ventajas para el usuario, incluso si este no tiene previsto cambiar de compañía, pues le ofrece la oportunidad de comprobar hasta qué punto la tarifa que tiene contratada es competitiva.

¿Cómo surgió la primera compra colectiva de OCU?
En septiembre de 2013, OCU fue consciente de que la liberalización del sector eléctrico que arrancó en 2003 había traído pocas cosas buenas para el consumidor. Las grandes compañías tenían elevadísimas cuotas de mercado y la factura de la luz seguía creciendo, hasta acumular un 60 % de subidas desde el 2007. A pesar de ello, las compañías reclamaban un déficit de tarifa, es decir, que los consumidores estaban pagando menos de lo que costaba realmente la energía. Para terminar de complicar las cosas, no paraban de salir normas que hacían cada vez más difícil entender las distintas tarifas y facturas. En este contexto, surge la primera compra colectiva de energía de OCU. 

Quieropagarmenosluz.org fue un éxito de participación. Casi medio millón de hogares se inscribieron y pudieron acceder a una buena tarifa de electricidad. La nota negativa la puso el sector del gas, ya que ninguna compañía se presentó para ofrecer tarifas combinadas de gas y electricidad, lo que dejó sin oferta a un importante número de inscritos. 

En 2014, OCU volvió a impulsar esta iniciativa y, en esta segunda ocasión, las compañías, tanto de electricidad como de gas, compitieron por ofrecer una buena oferta en ambos servicios, lo que supuso la consolidación definitiva del modelo. 

Una de las principales ventajas de la compra colectiva de energía es que OCU negocia tarifas que no cambian de precio durante un año, por lo que, en caso de que alcance su máximo, como ocurre actualmente con la luz, los beneficiarios de la compra colectiva no se ven afectados por esta subida. 

¿Es un proceso costoso?
Para que la negociación con las compañías sea efectiva hay que llegar a muchos consumidores, lo que hace necesaria una inversión importante en difusión. Esa es una razón por la que OCU permite la posibilidad de inscripción en las compras colectivas no sólo a los socios, sino a todos los consumidores. 

Para sufragar estos gastos, OCU cree que lo razonable es que estos gastos sean soportados por las compañías que al final consiguen los contratos, tal y como se hace habitualmente en el mercado, y no los socios –que ya costean los gastos habituales de la organización–, ni los consumidores, lo cual limitaría el número de participantes. Aun así, estos ingresos no bastan para sufragar las compras en su totalidad, pero para OCU merece la pena hacerlas para fortalecer su misión de defensa del consumidor y evitar que las empresas impongan sus políticas.

¿Qué resultados se han conseguido?
Los resultados de las compras colectivas han sido muy buenos. Venciendo las reticencias de los proveedores, sobre todo de los grandes, que ven estas prácticas como una amenaza, OCU contribuye con esta iniciativa a dinamizar mercados bastante estáticos, como el de la energía. 

Como prueba, desde su lanzamiento en 2013, OCU ha puesto en marcha varias ediciones de compras colectivas de diferentes sectores: energía, telecomunicaciones, carburantes, aire acondicionado, biomasa (pellets), paneles termosolares y kits fotovoltaicos (los tres últimos en el marco del proyecto europeo RenoVamos), y continúa trabajando en nuevas compras colectivas para ayudar a los consumidores en su lucha diaria por mejorar su posición en el mercado y conseguir el mayor ahorro posible en sus facturas.

Hasta la fecha, más de 1,1 millón de consumidores españoles han participado en el movimiento de las compras colectivas de OCU que, además del ahorro económico, se han beneficiado también de un ahorro de tiempo y esfuerzo en la contratación, ya que, para muchos consumidores, resulta difícil entender las tarifas del mercado, lo que dificulta que puedan encontrar la más adecuada para sus necesidades. 

Los interesados pueden consultar las compras colectivas vigentes en la web de OCU www.ocu.org o recibir más información en el teléfono 900 907 411. 

Por Ileana Izverniceanu


Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.





rollover css e imágenes

Escuchar último programa