Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Jueves, 16 de Noviembre 2017


¿Cómo puede la diabetes gestacional afectar al recién nacido?



La diabetes gestacional es aquella que aparece por primera vez durante el embarazo y aunque en el 50 % de los casos desaparece, en la otra mitad la mujer puede desarrollar diabetes tipo 2 entre cinco y diez años después del parto.
 
¿Cómo puede afectar al feto? Al tener la madre el nivel de glucosa en sangre alto afecta directamente al bebé, por lo que el páncreas del feto tendrá que producir insulina adicional para controlarlo y la glucosa se almacenará como grasa, esto genera una serie de consecuencias.
 
El niño puede nacer con macrosomía, o lo que es lo mismo, con un cuerpo más grande de lo normal, haciendo a su vez el parto peligroso para la madre y teniendo que recurrir incluso a la cesárea.
 
También puede producirse un descenso de azúcar en sangre tras el parto llamado hipoglucemia  que afecta a ambos, puede ser grave y hasta mortal si no se atiende de forma inmediata.
 
Por otro lado, el bebé puede nacer con ictericia, cuando ocurre la piel y la parte blanca de los ojos se vuelve amarilla, de forma general desaparece, pero hay formas de agilizar este proceso; bajo luces especiales o amamantando al recién nacido son dos de ellas.
 
Igualmente, el niño puede tener problemas respiratorios o tener mayor probabilidad de una muerte prematura. Por último, hay una posibilidad más alta de que el bebé tenga sobrepeso y desarrolle diabetes tipo 2 a medida que crece, por lo que habrá que tener especial cuidado en el crecimiento y la alimentación del hijo.
 
Medidas preventivas y qué hacer a posteriori
El mejor momento de controlar la diabetes gestacional es antes de quedarse embarazada, sobre todo si ya se padece esta enfermedad, aunque los médicos suelen realizar estudios entre las 24 y 28 semanas del embarazo.
 
A las madres que sufren este tipo de diabetes se les recomienda seguir una dieta saludable, hacer ejercicio físico con regularidad y controlar el nivel de azúcar en sangre, lo mejor es tratarlo con el médico para que juntos creen el plan que más se adapte a las necesidades del paciente.
 
Después del parto se debe vigilar el peso. La madre debe volver al peso inicial que tenía antes de dar a luz, así como hacerse un examen de diabetes entre las seis y doce semanas después de que nazca el bebé. También deberá hacerse revisiones con una periodicidad de uno a tres años.

Además, se deben seguir una serie de cuidados al enfermo de diabetes e hiperglucemia que ayudarán también a los familiares a afrontar la enfermedad.

Nota



Nuevo comentario:

Sendasenior.com no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.







rollover css e imágenes

Escuchar último programa