Mayores activos - SALUD, NUTRICIÓN, ECONOMÍA Y OCIO
Sendasenior.com Sendasenior.com

Síguenos en:
Mayores activos - SALUD, OCIO, DEPENDENCIA y UNIVERSIDADES



Miércoles, 4 de Febrero 2015


¿Cómo combatir las manchas en la piel?



Las manchas en la piel, esos cambios de coloración que aparecen sobre todo con el paso de los años y con la sobreexposición al sol, causan más de un problema estético y a veces también de salud. La doctora María Segurado, asesora dermatológica de Nivea,  aclara que cuando se produce en la piel un aumento del color marrón, “hablamos de hiperpigmentaciones, cuando las manchas son de color blanquecino las denominamos hipopigmentaciones; también existen manchas de origen vascular, aunque lo que comúnmente se conoce como mancha es un aumento en el pigmento de la piel denominado melanina”. A pesar de estas precisiones, podemos distinguir varios tipos de manchas de color marrón: léntigos (manchas oscuras, redondeadas que simulan una lenteja), pecas, melasma (manchas con forma de mapa que aparecen habitualmente en los pómulos, la frente y el labio superior) y nevus (o lunares).

Las manchas aparecen con mayor frecuencia a medida que vamos cumpliendo años, y lo hacen sobre todo en las zonas del cuerpo que sufren una mayor exposición al sol, es decir en la cara, el escote, el dorso de las manos, los antebrazos, los hombros y en la parte superior de la espalda. Por tanto, según la dermatóloga, la principal causa de la aparición de las manchas es la exposición solar. “Una exposición prolongada al sol o simplemente la radiación solar que alcanza a diario nuestra piel y que se va acumulando a lo largo de nuestra vida, pueden provocar estas alteraciones en la piel. Junto al sol, el uso frecuente de las lámparas de rayos UVA incrementa el riesgo de que aparezcan”, afirma Segurado.

Además del sol, medicamentos como los anticonceptivos y los tratamientos hormonales, también pueden propiciar la aparición de manchas. Al igual que el uso de perfumes, patologías dermatológicas como la dermatitis o la psoriasis, heridas y quemaduras. Algún tipo de manchas, como el melasma, sí parece tener relación con el sexo y aparecen en las mujeres porque “se supone que se deben a cambios hormonales que hacen que se estimule la hormona que induce la síntesis de melanina. Esto tiene lugar, por ejemplo, durante el embarazo y en la menopausia”, confirma la doctora. Otros tipos de manchas como los léntigos, los nevus o las pigmentaciones después de procesos inflamatorios, pueden aparecer por igual en hombres y mujeres, “aunque es verdad que clásicamente las mujeres y sobre todo por la afición al bronceado con el fin de conseguir un aspecto más favorecido, se exponen más horas al sol que los varones”.


Por Juani Loro


Nota









rollover css e imágenes

Escuchar último programa